Victoria Beckham toma una drástica decisión tras la crisis económica de su firma de moda: no hará más desfiles

Convertida en una reconocida diseñadora, Victoria Beckham no ha podido evitar que la crisis del coronavirus afecte gravemente a su propia marca. Ante la complicada situación económica, la ex Spice Girl ha decidido no estar presente en los desfiles de la próxima Semana de la Moda de Nueva York: “cuesta mucho dinero”.

Muchos son los empresarios que en los últimos tiempos luchan por sacar a flote sus negocios, y aunque cueste creerlo, Victoria Beckham es una de ellos. Desde hace meses, la diseñadora se enfrenta a una crisis sin precedentes en el mundo de la moda que también ha salpicado a su firma, Victoria Beckham. La pandemia global del coronavirus, que la llevó a cerrar sus puntos de venta durante semanas, ha sumido a su marca en una importante crisis, tras una larga temporada en números rojos.

Aún sin tener las cifras del año 2020 cerradas, en 2019, la empresa de Victoria perdió casi 14 millones de euros, que sumados a las pérdidas de años anteriores, según el diario británico Daily Mail, la firma tiene unas deudas totales que superan los 50 millones de euros.

Unas importantes pérdidas que han llevado a Victoria Beckham a tomar medidas. Unas duras medidas que, por el momento, no contemplan el cierre de la marca tal y como aseguraban muchas voces hace unas semanas. Durante una entrevista en el podcast London Rising, del diario británico Evening Standard, Victoria ha confirmado la complicada situación por la que atraviesa su empresa lo que les impedirá estar presente en uno de los grandes eventos en el mundo de la moda, los desfiles de la próxima Semana de la Moda de Nueva York que tendrá lugar el próximo mes de septiembre.

Victoria Beckham no participará en los próximos desfiles tras la crisis económica de su firma de moda
Instagram @victoriabeckham

“Si soy realmente sincera, la pandemia ha afectado a mi negocio. ¿Estamos en posición de gastar todo ese dinero en un show? No lo sé, probablemente no. Seguramente por entonces todavía sea digital” ha confesado Victoria en una sincera entrevista, en la que no ha dudado en mostrar su pena por tener que tomar esta medida: “el mejor modo de ver moda es en un desfile, lo mejor para oír moda es ver a modelos con la ropa, pero hay que ser optimista y realista”.

“Soy una afortunada de tener todavía mi negocio, pero hacer desfiles cuesta mucho dinero” ha reconocido Victoria quien ha hecho referencia a la que las grandes marcas, a pesar de haber sufrido también el revés de la crisis, pueden seguir mostrando sus diseños en grandes shows: “Es difícil encontrar un modo de ganarle a eso. Hemos intentado lo mejor que hemos podido mostrarlo de una manera digital, pero es difícil. Los grandes desfiles todavía están ahí para las grandes casas, los graban y los cuelgan en sus redes sociales, y eso es genial, pero las marcas pequeñas no pueden”

Según Victoria, las marcas pequeñas como la suya, tendrá que buscar otras maneras “más creativas para llamar la atención y mostrar sus colecciones”. De esta manera, la ex Spice Girl no descarta recuperar las pequeñas presentaciones que hace años se realizaban en Nueva York, con grupos reducidos de clientes “y con dos modelos y diez vestidos. Me encantaría hacer algo así, lo disfrutaba”.

La crisis económica ha afectado a la firma de moda de Victoria Beckham, quien ha decidido que no presentará sus colecciones en los grandes desfiles
Instagram @victoriabeckham

De esta manera, Victoria ha confirmado la mala situación por la que pasa su firma y los grandes esfuerzos que tanto ella como su equipo están dispuestos a llevar a cabo para levantar cabeza. Algo que, a la vista de los datos será complicado. Fue en el 2008 cuando Victoria Beckham creó su firma de moda, una firma que han lucido desde grandes estrellas a personajes de la realeza y que es conocida en todo el mundo. Algo que parece no haberse traducido en beneficios. En el año 2018, una empresa llamada Neo Investment Partners compró una pequeña participación en la empresa de Victoria haciendo una inyección de 33,5 millones de euros al negocio. Algo que a día de hoy no parece haber salvado de una complicada situación a la empresa de la ex cantante. Habrá que esperar a ver si las nuevas colecciones de la diseñadora y su política de contención ayudan a salvar su negocio.

Continúa leyendo