Victoria Federica y la infanta Elena: la última bronca entre madre-hija

Nos alegra saber que la relación entre la infanta doña Elena de Borbón y su hija, Victoria Federica, es totalmente normal y la que toda madre de adolescente le toca vivir. Hace unos días ambas protagonizaban una bronca en un ascensor de un sitio público con un testigo en medio. Ahora, parece que el encontronazo ha sido por culpa del tirante del sujetador de la joven.

Victoria Federica y la infanta Elena
Gtresonline

Últimamente la joven Victoria Federica está en boca de todos, y en los titulares de las revistas nacionales. Si no es por su estilo, del que nos declaramos fans incondicionales, es por la relación "misteriosa" que tiene con su amigo el torero Gonzalo Caballero, quien se recupera favorablemente de la cogida que sufrió hace unos días en la feria de San Isidro de la plaza de toros de las Ventas.

Pero más allá de ser la figura que representa para España, Victoria Federica lleva una vida bastante normal para ser familia directa de los reyes de España. Desde que cumplió los 18 años toda información que tenga que ver con la figura de la joven es oro, y lo cierto es que es una chica que nos gusta mucho. Si la comparamos con su hermano, Froilán, siempre hemos tenido la imagen de trasto y pieza de su hermano (nunca podremos olvidar sus movimientos de paje en la boda de sus tíos Felipe y Letizia cuando solo era un niño). Después vinieron las malas notas y hasta incidentes con la caza con su abuelo. A su lado, Victoria era la niña buena de la casa, aunque estamos convencidas de que ambos lo son. 

Pero parece ser que a Victoria se le está yendo de las manos la adolescencia, aunque siendo sinceras, como a cualquiera de que ya haya pasado por esa etapa. ¡Cuánto te entendemos! Y es que hace muy pocos días madre e hija tuvieron un encontronazo en un lugar público donde había un testigo escuchando lo que sucedía.

Victoria Federica y la infanta Elena
Gtresonline

Nos alegra saber que la relación entre ambas es la propia de una madre con una hija en plena adolescencia. Y ahora cuando leáis lo sucedido, más de una se verá reflejada ante esta situación.

Por lo visto, Victoria Federica había salido de fiesta por Sevilla, y en esos momentos se alojaba junto a su madre en el hotel Alfonso XIII. La joven, esperaba el ascensor del hotel junto a una amiga y cuando la puerta se abrió había un testigo dentro que fue quien escuchó la reprimenda de doña Elena de Borbón a su hija. COn cara de enfado y sin importarle que hubiera una amiga de su hija y una persona ajena a toda la historia, la infanta le dijo a Victoria: “Haces lo que quieres. Has llegado a las siete de la mañana y me tienes harta. Esto se va a acabar”.

Después de este sermón, la infanta se va y la amiga le dice a Victoria Federica: "Menudo cabreo tiene tu madre. Qué enfadada estaba”. A lo que Victoria respondía: “Se le pasará enseguida”.

Pues como véis una escena por la que hemos podido pasar muchas de las que ahora estamos leyendo esta noticia. Lo más lógico es que Victoria esté en el momento de disfrutar de salir, los amigos y llegar a horas intempestivas, pero lo más lógico también es que su madre le lea la cartilla y le de un toque a su hija para que no se acostumbre a ese ritmo de vida. 

¡Qué bueno es tener una madre aunque sea para reñirnos de vez en cuando!

Continúa leyendo