Visto en el Marie Claire México: 'Chiara Ferragni'

Belleza, inteligencia, visión, constancia y trabajo, una combinación que ha llevado a esta italiana a ser la más prolífica, la más exitosa de su profesión. Pero, ¿quién es en realidad este fenómeno cibernético y por qué pensamos que representa la belleza actual?

Chiara Ferragni

Hace casi un año conocí a Chiara. Fue en Mónaco, estábamos en el after party del primer desfile crucero de Nicolas Ghesquière para Vuitton en el Monte Carlo Beach Club. Mientras comíamos pizza le empecé a contar sobre el proyecto y sólo recuerdo escucharla repetir con una enorme sonrisa y los ojos muy abiertos: “Pero, ¿cuándo? ¿Cuándo vamos a hacerlo? ¡Hay que poner una fecha!” Mientras decía cuánto le emocionaba.

Meses después pudimos concretar el día y lugar, lo cual no fue nada fácil porque, como bien dice uno de sus famosísimos hashtags, The Blonde Salad never stops, literalmente, nunca deja de viajar, de estar en nuevos proyectos. Por fin llegó el día, Chiara recién regresaba de China; no obstante, cuando llegué al cuarto del hotel cercano a Central Park donde la estaban empezando a arreglar, me saludó con la misma emoción. Un rato después, cuando ya estaba lista, bajamos por un café al restaurante del hotel y le expliqué que, como haríamos las fotos en exteriores, habíamos rentado un pequeño camper con el fin de transportarnos y para que ella pudiera cambiarse. Ella me insistía, “en serio, no te preocupes por mí, estoy acostumbrada a cambiarme en el coche o en cualquier lugar que pueda, no es necesario”. La misma Chiara, siempre amable, que nunca olvida los pequeños detalles que importan, la que puede cambiar el destino vacacional de ensueño al que la habían invitado por otro menos lujoso al que sus amigos, los mismos de toda la vida, puedan costear. Es como si no se diera cuenta del fenómeno global que encarna, de que es precursora y una de las principales responsables de la obsesión y estilo de vida selfie, de que las primeras filas de los desfiles ya no estén sólo ocupadas por editores, compradores y la ocasional celebridad amiga de la marca, sino de figuras creadas en internet a los que los fotógrafos de Street Style siguen como abejas a la miel porque saben que al otro día serán buscadas y disfrutadas por sus millones de seguidores provenientes de los cinco continentes. 

Y no es que la pionera de las celebridades cibernéticas italianas no esté consciente del imperio millonario que ha construido y que este año está previsto a generar ocho millones de dólares, posicionándola en el número uno de su profesión, y del cual la cereza en el pastel y lo que más dividendos trae (alrededor de 80%) es su exitosísima línea de zapatos. Para nada, esa falta de fantasía hacia el mundo de la moda o falta de divismo es lo que la ha hecho sobresalir y estar siempre varios pasos adelante de su generación. Ella sabe perfecto que este es un trabajo arduo y serio y así lo lleva a cabo día a día. Sin duda, el refrigerador siempre vacío a causa de tantos viajes, la semana que siempre se resfría debido al agotamiento que le genera el circuito de semanas de la moda alrededor del mundo le recuerdan que no hay éxito sin sacrificio. ¿El mayor? Haber tenido que sacrificar su relación con Ricardo Polizzi, el novio con quien comenzó esta aventura y de quien aún sigue siendo socia, debido a la imposibilidad de compaginar su vida profesional y personal, así como el hartazgo de él de tener que captar cada paso que ella daba para que el mundo virtual de su entonces novia cobrara vida. Por suerte, el amor reapareció en la vida de la también exitosa autora de libros, esta vez encarnado en un fotógrafo que, por fortuna, ama captar a su ojiazul amada.

Eso no es el único cambio que ha habido en su vida, inclusive su estilo ha evolucionado dejando poco a poco a esa Barbie de pelo superclaro del principio para dar paso a una autoridad de la moda mucho más sofisticada. Su equipo, conformado también por jóvenes de actitud fresca y energética, es el mejor ejemplo de que una juventud no es sinónimo de inexperiencia, ahí hay expertos en redes y gente que solía efectuar tareas similares en empresas de lujo como Vuitton.

Etiquetas: blogger

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS