Celebrities -- Actualidad

Los vestidos más imposibles (e inolvidables) de Jennifer López

I ain't gon' be cooking all day, I ain't your mama, I ain't gon' do your laundry, I ain't your mama…” Te la sabrás sin duda alguna de memoria. Es el gran poder de Jennifer López: pese al paso del tiempo, sus canciones siguen triunfando, con contundencia y una sensualidad desconcertantes. Estrella de la canción pero también del cine a partir de los años 90 (recordamos con nostalgia su hit If You Had My Love que fue número uno en el Billboard Hot 100 en 1999), la artista de origen puertorriqueño  nacida en el barrio del Bronx en Nueva York consiguió desde entonces escalar las marchas del éxito. No pasó un año sin que triunfara o lanzara la canción del verano como Get Right o I’m Into You, e incluso Qué hiciste en 2007, haciendo un guiño a sus raíces. A sus 48 años, son pocas las cantantes que consiguen impresionar por su talento. Prueba de que la edad no es y no será nunca un criterio para triunfar.

Artista completa, tanto cantante como bailarina fuera de lo común, la estrella nos sorprendió también a lo largo de su carrera por su inimitable estilo. ¿La marca JLo? Brillos, transparencias y sensualidad. La diva latina siempre quiso lucir con orgullo sus curvas, y más precisamente sus piernas y trasero que sin embargo, se defendió de haber asegurado como otras celebrities como Kim Kardashian. Nunca hemos podido olvidarnos de su escotadísimo vestido de Versace que, además de impulsar el nacimiento de Google Imágenes según las propias palabras del director ejecutivo de la multinacional, Eric Schmidt (nada menos), sigue siendo objeto de deseo. El pasado verano, una versión low cost del vestido fue sacada a la venta por la marca PrettyLittleThing. ¿Su precio? 42 euros. Casi 20 años después de lucirlo, la artista sigue siendo una fuente de inspiración.

Aunque lució modelos resplandecientes, modernos y sexy, la cantante no siempre eligió los looks más adecuados para la alfombra roja. Recordamos 25 de sus fashion faux pas. No seamos demasiado duras, llevó algunos hace muchos, muchos años…