Sergio Ramos y Pilar Rubio: los detalles atípicos de la boda más esperada

¡El evento ha contado hasta con una noria!

“He estado en muchas bodas pero ninguna como esta”. Y el capitán madridista, como declaró en la rueda de prensa post-ceremonia, no exageró ni un poquito

Sabíamos que no se tratarían de unas nupcias al uso ¡y así fue! La mediática pareja dieron su toque personal a cada uno de los detalles de su esperada boda, que varios días después sigue siendo el centro de atención de media España.

Esto es todo lo que pasó después de que la famosa pareja se diese el “sí, quiero” en la Catedral de Sevilla que, además, cerraron al público ese día a partir de las 15.30 horas de la tarde por cuestiones de seguridad…



Unicornios como símbolo de su unión.

Parece que para el futbolista y la colaboradora televisiva este animal fantástico tiene un significado especial. Lo eligieron como recuerdo nupcial de este día tan especial para la pareja, regalando una figura de piedra negra a los invitados al convite.

Aparecía en la etiqueta del aceite de oliva virgen extra, que también dieron a los conocidos, y como estampa de las invitaciones que reinventaron a modo de sello en la muñeca (sí, como si de una discoteca se tratase) a excepción de algunos  invitados ‘top’ que no necesitaban ser identificados, como el presidente del equipo Florentino Pérez.



Los trajes tuvieron todo el protagonismo.

Desde el vestido de la novia, hasta los de las invitadas… El traje de Pilar Rubio suscitó miles de opiniones en cuanto salió del antiguo Cadillac que la dirigió hasta la Catedral.

Se trataba de un vestido con inspiración ‘gypsy’ firmado por Zuhair Murad, acompañado por un ramos de calas negras (que también pudimos ver en la solapa del traje de Sergio) y unos pendientes XXL con brillantes, nada habituales como complemento de la novia.

La flor elegida por Pilar ha desatado el furor y, según los profesionales se convertirá en tendencia de futuras bodas pese al toque tan atrevido de este tipo de ramo...

GettyImages

El ‘dress code’ estaba claro.

El protocolo impuesto por la pareja estaba más que claro: quedaban prohibidísimos los colores naranja, verde, rojo, rosa y, por supuesto, el blanco (como dictan las normas de  invitada para cualquier boda).

Pues bien, la británica Victoria Beckham no cumplió el protocolo (por partida doble): se presentó en la catedral luciendo uno de los diseños de su marca (por supuesto) en color blanco roto y con unos stiletto en color rosa…
Su marido David en cambio se enfundó un traje de  Dior que, como todo lo que se pone el ex jugador madridista, le quedaba como un guante.
 


Y llegó el momento de divertirse.

Tras la ceremonia, los casi 500 invitados se desplazaron hasta la finca del futbolista “La Alegría SR4”, en Bollullos de la Mitación. El espacio, propiedad de Sergio Ramos, se convirtió en el parque de atracciones personalizado para la pareja, decorado con edificios que simulaban los estudios de grabación hollywoodenses.

Los que tuvieron la suerte de ser invitados a tal acontecimiento pudieron disfrutar de extravagantes atracciones como: malabares, bailes y fuegos artificiales, una pista de coches de choque (¡como lo lees!) que fue uno de los entretenimientos predilectos por los compañeros de oficio de Sergio, una noria, jaimas estilo sahariano…

Desafortunadamente para nosotras, no constan imágenes del impresionante despliegue que la presentadora y el deportista pusieron en escena ya que, además de guardarropa, instalaron un guarda-móviles para que “todo lo que pasase en ‘La Alegría’, se quedase en ‘La Alegria’”…

 


Que no pare la música.

Muchas eran las especulaciones sobre la posibilidad de que AC/DC, el grupo de música rock favorito de la colaboradora de ‘El Hormiguero’, tocase en la fiesta post-ceremonia.
Esto no sucedió pero tuvo un sustituto de categoría: 'Europe'. Tocaron en un escenario instalado en el terreno del sevillano, además de contar con el famosísimo Dj profesional (y bailarín en sus ratos libres como demuestra en su perfil de Instagram) Gianluca Vacchi.

 
Otras muchas actuaciones se desarrollaron en la noche del sábado que fue muy (pero que muy) larga… El último de los autobuses que se encargaban de desplazar a los invitados salió 24 horas después del enlace.

 

Una noche para recordar, sin duda… ¡Y que vivan los novios!

Continúa leyendo