Cuando las chispas surgieron entre las celebs y la realeza

Meghan Markle no es la primera estrella a la que no le incomoda una corona.