Meghan Markle y otras mujeres que se convirtieron en princesas

¿Quién dijo que para ser princesa debías nacer siéndolo? Parece que las cosas han cambiado mucho y en vez de bodas de conveniencia, en el panorama de la realeza, triunfan las bodas por amor...

Hubo un tiempo en el que era muy común que todos los miembros de la realeza se casasen entre ellos. El resultado de estas uniones solían ser parejas con una convivencia peculiar (algunas desencantadas y otras con relaciones extramatrimoniales a escondidas) que terminaban por convertirse en la comidilla de la sociedad. 

 

Sin embargo en estos tiempos que corren, las cosas han cambiado y mucho, porque ya no todo tiene que ser como un cuento de hadas en el que el príncipe busque a su princesa, sino que puede encontrarla entre mujeres normales que también son muy pero que muy guays y unas princesas de la cabeza a los pies.


Mujeres trabajadoras, con vidas totalmente ajenas a todo lo relacionado con la realeza pero que de pronto dieron un giro. ¿Qué suerte no? Desde encuentros en discotecas, restaurantes o aviones, hasta viajes universitarios en los que encuentran a su media naranja, pero no una naranja cualquiera sino una de la realeza.


Realmente, ¿qué importa el lugar si dos personas sienten un flechazo en ese mismo instante? Y ¿qué pasa si da la casualidad de que el hombre en el que te fijas, reune más títulos que tú a lo largo de toda tu carrera profesional? No importa, si hay que asumir responsabilidades de princesa se asumen y sino que se lo pregunten a esta lista de mujeres que de un día para otro se convirtieron en personajes públicos.


Los príncipes se van modernizando con los años y no les importa si su pareja no tiene sangre azul como él porque en estos tiempos que corren, ya no solo se es moderno para atreverse con las tendencias sino para buscar princesa.


Por el momento parece que son las estadounidenses las que han sido elegidas como candidatas a los distintos tronos. Desde Hope Cooke hasta Meghan Markle, pasando por Grace Kelly o Kendra Spears.


Mujeres muy muy distintas pero con dos cosas en común, su nacionalidad y sus historias, todas se convierten en princesas de la manera menos esperada.

Continúa viendo nuestras galerías