Los estilistas más poderosos: el clan de las zoettes

Se han convertido en tan poderosas, que son las propias celebs las que las imitan a ellas. Hablamos del start system de las estilistas, encabezadas –cómo no- por Rachel Zoe y su cohorte de “zoettes”.

estilistas

Sí. Ya existe el término “zoette”: celeb de larga melena californiana, collares y pantalones pitillo, accesorios enormes… el look boho-chic que adoptaron famosas como Micha Barton, Keira Knightley o Nicole Richie. Una estilista eclipsaba a las clientas que vestía.

Rachel Zoe está en todas partes: en los front row, en todos los photocall, incluso tiene un realitie. Conocemos hasta el nombre de sus dos aprendices: Brad Goreski y Taylor Jacobson.

Rachel Zoe ha tenido entre sus clientas a Anne Hathaway, Cameron Díaz, Eva Mendes o Jennifer. Además de Zoe, entre las reinas de los estilistas encontramos a Patricia Field, la estilista de “Sexo en Nueva York”. Ella fue la responsable de la vuelta del vestido cruzado de Diane von Furtenberg o del auge de los Manolos.

De la noche a la mañana, el estilista se volvió un ser codiciado: no es solo que viste a los famosos con refinamiento, buen gusto e inteligencia, alejándolos de los deslices y de los ataques de los medios, está probado que agota las existencias de las prendas con solo elegirlas. Ha conseguido que una actriz de segunda fila se convierta en un icono de moda en pocos meses y que se le recuerde más por una alfombra roja que por otros talentos.

El estilista, que generalmente vive del trabajo de consultor de las marcas y los editoriales de moda, puede cobrar entre 5.000 y 8.000 dólares por una jornada de trabajo en la alfombra roja. Si se trata de un evento de gran importancia, la tarifa se vuelve astronómica.

Etiquetas: rachel zoe

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS