¿Los microshorts sólo se los puede poner Taylor Swift?

El tópico asegura que sólo en caso de ser veinteañera, tener las piernas kilométricas y ser muy mona, una puede llevar microshorts o una microfalda, ¿es eso verdad? Ahí van cinco razones para que te animes a usar esta controvertida prenda aún sin ser Taylor Swift.

de
Taylor Swift

1. Estamos hasta el moño de las altas y delgadas. Hasta el moño. Y de las que aseguran que sólo se pueden vestir según que tipo de prendas (verbigracia: los microshorts, las microfaldas los vestidos largos, los caftanes, los palazzo…) si eres alta y delgada. Delgada y de piernas kilométricas, que esa es otra, si no tienes piernas kilométricas, tampoco sirves.

2. Pues no, compañera, no,  se puede ser bajita y redonda, o tirando a normal o incluso hipernormal y vestir microshorts. Se puede tener un cuerpo tipo de pera, tener las piernas cortas, tener tipo de tortuga, tener los tobillos anchos como bongos… y vestir microshort y microfalda.

de
Ella Fanning

3. Porque a ver si nos aclaramos: ¿no habíamos quedado en que ahora todo el mundo viste como le place?. Ahora vas a una estilista o a una editora de moda y le preguntas ¿qué se lleva la próxima temporada? y va la tipa, que se supone que te tenía que iluminar el camino hacia los percheros de Zara para tú triunfar esta temporada, y contesta que "todo se lleva, todo, todo" y añade, "la moda no había nunca sido tan libre", "todo vale", "busca tu estilo, las posibilidades son múltiples y variadas"…. O sea que aquello de hacer de tu capa un sayo, ahora es ley. Y si "la mona se viste de seda, mona se queda", de acuerdo, no digo yo que no, pero a la mona le importa un pito, porque "de seda" se siente ella tan contenta que a ver quién la para, y es que, al fin y al cabo, de lo que se trata es de estar contenta y si una cosa tan tonta y fácil como es un microshort o una microfalda te hacen feliz, pues chica, todo tuyo.

4. Además, si tu no eres Taylor Switft ni Elle Fanning, vas a tu armario, sacas tus microshorts o tu microfalda (de Top Shop, porque no hace falta, en eso, gastar más)  y te los pones (.. con una camisa guerrillera y una t'shirt desgastada o, con un polo pijo y bambas blancas impecables…), la pregunta que surge después de que lo hagas es es bien sencilla ¿te los puedes poner o no te los puedes poner?, sí verdad, verdad que te los puedes encajar. Pues esa es la clave, si no eres manca y si tienes microshorts, te los puedes poner. Es literal. Mientras no estés impedida, poner, lo que se dice poner, unos microshorts, sí te los puedes poner. Pero, incluso, aunque te hubieras partido los dos brazos esquiando y los llevaras escayolados, siempre habrá alguna buena amiga que te los pueda poner. O un ATS. O sea que ponerse unos microshorts, como tantísimas otras prendas (la microfalda), sólo es cuestión de voluntad: me los quiero poner, me los pongo. Y punto.

de
Calvin Klein

5. Luego está el miedo a que te digan que con lo jamona que estás sólo te faltaba andar rebutida en unos microshorts. Para eso nada mejor que pensar en la Reina de Inglalterra. Cuenta la leyenda que la secretaría de Margaret Thatcher, llamó a la secretaría de la Reina Isabel II de Ingalterra porque esa noche había una cena de gala en palacio y la, por aquellos días Primer Ministro del Reino Unido, quería saber qué se pondría la Reina (color, textura, largo del vestido…) porque no quería que su conjunto pisara al de la soberana. Desde la secretaría de la Reina le contestaron: "díganle a la señora Thatcher que no se preocupe y se sienta libre de vestir como quiera porque su majestad nunca se fija en como van vestidos los demás". Pues eso.

Etiquetas: taylor swift

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS