La evolución del estilo de Shakira

 Acaba de pasar los 40, aunque en todos los medios le atribuyen todo tipo de crisis... que si personal, que si laboral, que si ha tenido que cancelar todos sus conciertos por problemas con su voz... Desde Marie Claire queremos rendir homenaje a una de las cantantes que ha marcado un estilo único en el mundo de la música. Tanto por su voz, como por sus movimientos (inspirados en la danza del vientre árabe) Shakira es una de las imprescindibles de nuestra banda sonora vital.

Ciega, loca, sordomuda, tonta, triste y testaruda... Estas lindezas se atribuía en una de sus letras Shakira. La cantante colombiana nacida en Barranquilla no se quería mucho en esa época. Todo lo contrario de lo que sienten todos sus fans de alrededor del mundo. 

Aunque ahora la reconozcamos por el waka-waka detrás de la obra de Shakira hay auténticas poesías sobre el amor en sus canciones y también lírica sobre temas sociales que pone la piel de gallina como en la mayoría de temas de su disco "Pies Descalzos".

Aunque ha reconocido que la moda no es una de sus aficiones, sabe que su imagen forma parte de su profesión y ha ido modificando su look a lo largo de su carrera, desde las influencias orientales hasta el estilo más millennial. La cantante colombiana está permanentemente sometida a críticas por todo, por sus fotos en Instagram, por sus looks por su pelo... Recientemente compartió una imagen con las raíces negras y las redes sociales se volvieron locas. Lo que está claro es que sabe sacar partido a su escasa altura y a sus curvas y lo que hay que tener en cuenta y respetar es que sobre gustos no hay nada escrito.

En esta galería vamos a hacer un repaso por algunos de sus looks, aciertos, errores y todo tipo de elecciones estilísticas muy adaptadas al perfil musical que ella ha querido transmitir. Recordemos que los músicos tienen un equipo detrás, más grande de lo que nos podemos imaginar, que les ayudan a trasladar unos valores, una estética y un mundo que encaje con el personaje. Que muchas veces, amigas mías, aunque no lo creamos, no coincide realmente con la persona que después se baja del escenario y prefiere vestir en zapatillas y vaqueros en vez de tanta sofisticación y producción.

Continúa viendo nuestras galerías