Rooney Mara, fuerza y magnetismo