Marie Claire

Doña Sofía ha roto una norma milenaria de la Familia Real

No ha besado al Cristo de Medinaceli por el coronavirus

La Familia Real española siempre han estado muy vinculada al Cristo de Medinaceli. Desde hace más de tres siglos, un miembro acude cada primer viernes del mes de marzo a la iglesia y besa la imagen, a la que se la considera muy milagrosa. Este año, no se ha podido cumplir con esta tradición milenaria por motivos del temido coronavirus. El arzobispado ha querido evitar el posible contagio de fieles y por ello ha suspendido el besapié.
La Reina Sofía, que ha sido el miembro de la Familia Real que ha acudido este año, se ha ajustado a lo dispuesto por la iglesia y se ha limitado a santiguarse delante de la talla de madera, donde ha permanecido apenas unos segundos. Se ha vuelto a persignar antes de abandonar el templo religioso, en el que este año el Cristo tenía los pies tapados con la túnica para evitar tentaciones.
Toda esta situación, que no ha sido muy bien recibida por todos los feligreses, ha hecho que la visita de la esposa de don Juan Carlos sea más breve que de costumbre, pues no ha accedido esta vez al interior de la sacristía para saludar a los frailes. Con quien sí se la ha visto hablar ha sido con el superior provincial de la comunidad de los padres capuchinos, Benjamín Echevarría, que fue quien la recibió en la puerta a doña Sofía y la acompañó en su visita al templo.
Una de las anécdotas del día se produjo cuando una voluntaria de la hermandad se acercó a la Reina para regalarle un pañuelo blanco. Doña Sofía aceptó el presente y agradeció el bonito detalle de esta mujer. No fue la única muestra de cariño que recibió la Reina emérita y es que es uno de los miembros más queridos de la Familia Real española, especialmente por los fieles del Cristo de Medinaceli. Ella es quien más veces ha acudido a la Basílica en este día grande, por delante de Felipe VI, doña Letizia, don Juan Carlos o las infantas Elena y Cristina. La tradición viene del siglo XVII cuando la imagen fue recuperada de manos de los musulmanes. Desde entonces, un miembro de la Familia Real acude a la iglesia en agradecimiento.
tracking