Marie Claire

Demi Moore, la gran transformación de la actriz del set a la pasarela

Así ha cambiado un icono de los 90 que sueña con no envejecer

Cuando los asistentes virtuales de la esperada presentación de la nueva colección de Fendi observaban con gran interés los diseños de la prestigiosa marca, de repente y sin previo aviso, se llevaron una gran sorpresa. No eran las famosas modelos que caminaban como felinos, entre ellas Kate Moss, Naomi Campbell o Cara Delevingne, las que acapararon sus miradas, sino una maniquí muy especial con la que nadie contaba: Demi Moore. Si el actual responsable de las creaciones de la firma italiana, el británico Kim Jones, quería hacer una promoción que alucinara a las admiradoras de la firma, lo consiguió, pues aparte de aplaudir los maravillosos diseños, todos se fijaron en la actriz, que lucía ‘nueva cara’ mostrándose prácticamente irreconocible.

La cita tuvo lugar en el contexto de las presentaciones de la Alta Costura de París, donde por primera vez Fendi acudía oficialmente, logrando con la presencia de la intérprete hacer viral un evento que desbordó las redes sociales. Demi, o Demetria Gene Guynes como realmente se llama, fue la primera en caminar por un laberinto de espejos con jardines y libros en los que multiplicaba su imagen ofreciendo su nuevo aspecto y dejando pegados a la pantalla a los internautas. De nuevo la ha liado con sus cambios, su obsesión por dejar atrás las arrugas y con parecer siempre joven. Ella sabe que la actualidad manda y que para estar en ‘el candelero’ hay que sorprender, por eso dijo sí a volver a meterse en el papel de modelo, un rol que no contemplaba desde hace 20 años y al que ha regresado por la puerta grande.
Son numerosas las transformaciones de la actriz, tanto en películas como en la vida real. Sus personajes han requerido que sea rubia, morena y hasta se ha rapado por completo para meterse en la piel de ‘La teniente O’Neil’, un film de 1997, dirigido por Ridley Scott, que la elevó a la cima de la fama. Porque Demi Moore, con este y con otros papeles, como el de ‘Ghost’, ‘Una proposición indecente’ o ‘Striptease’, ha llegado a ser a mediados de los 90 la actriz mejor pagada de Hollywood. Pero tras muchos rodajes y casarse con Bruce Willis, con quien tiene tres hijas, Rumer, Scout LaRue y Tallulah, decidió alejarse de las cámaras mudándose a Hailey, en Idaho, para cuidar de los niñas. Volvería esporádicamente a participar en películas, pero el éxito no volvía a llamar a su puerta hasta que se vistió de villana en ‘Los Ángeles de Charlie: Al límite’, lo que hizo que Versace y Helena Rubinstein la ficharan como imagen de las marcas.
El nombre de Demi Moore nunca ha dejado de sonar en el plano artístico, aunque en el personal ha dado muchísimo que hablar. Su portada embarazada y desnuda, su práctica del pensamiento exotérico ‘la cábala’, o la gran polémica que protagonizó al romper su matrimonio con el actor Ashton Kutcher, mucho más joven que ella, han copado cientos de titulares. Su infancia y adolescencia fue terrible, lo pasó fatal por su caótico entorno familiar, hasta dejó de ver a su madre por dejar una clínica de desintoxicación que ella le pagaba, haciendo las paces poco antes de que su progenitora muriera. Enfados, salidas de tono, operaciones de estética, la ruptura con Kutcher y las adicciones, la llevaron en 2012 a ser ingresada de urgencias en un hospital de Los Ángeles por la ingesta abusiva de drogas y alcohol.

Hoy, esta mujer cuya biografía no puede aburrir a nadie, a la que los productores llamaban ‘Gimme More’ (dame más), ha resurgido como el ave fénix con las plumas limpias y relucientes dejando, de nuevo, al mundo pasmado con su transformación física, unos cambios a lo largo de su vida que te vamos a enseñar.
tracking