Marie Claire

No todo es perfecto. Kate Middleton muestra la faceta más dura de tener a los pequeños en casa

Las restricciones en el Reino Unido hacen que la duquesa de Cambridge se encuentre agotada

La situación sanitaria que se vive en Gran Bretaña llevó a Boris Johnson a confinar al país de nuevo para bajar los casos de contagio por coronavirus. Los niños estudian en casa y los padres teletrabajan, un esfuerzo que está causando estragos en la población. La duquesa de Cambridge no es una excepción. Como madre de carne y hueso que es, durante una videoconferencia con otros padres, contestó a las preguntas que la directora de un colegio les fue realizando para conocer más de cerca la situación que viven los progenitores de niños en edad escolar. Así, durante una especie de juego, les pidió que eligieran una palabra para describir como están llevando la tarea de profesores con sus hijos en casa y la respuesta de Kate Middleton no podría haber sido más aclaratoria: "Agotador".
La esposa del príncipe Guillermo fue más allá y aseguró que "hay cosas que, como padres, tenemos que hacer día a día. Pero supongo que durante el confinamiento hemos tenido que asumir los roles de otras personas de nuestra comunidad que nos ayudaban", y es que ella se encarga del cuidado de sus tres pequeños, George, Charlotte y Louis, en su casa de Anmer Hall, la residencia de Norfolk en la que ya estuvieron en el anterior confinamiento y que se encuentra muy cerca del castillo de Sandringham, donde el nieto de la reina Isabel II ha instalado su despacho personal.
En esta interesante charla también descubrimos que la cuñada de Meghan Markle no es tan perfecta como parece, al menos cuando hablamos de Matemáticas, que ha sido la asignatura que más le ha costado enseñar a sus hijos mayores, con los que ha tenido que hacer los deberes y es que: "Hemos tenido que convertirnos en profesores". Reconoce que no ha estado sola, su marido Guillermo le ha echado una mano con los pequeños de la casa.
Además de madre, esposa y cumplir con sus obligaciones institucionales, la duquesa de Cambridge también se ha lanzado a una profesión de la que apenas sabía nada, la de peluquera. Dado que están cerrados todos los establecimientos y ellos viven en un lugar apartado de una gran ciudad, Kate se ha atrevido a cortarle el pelo a los menores para espanto de sus hijos, como ella misma asegura. "Tener que hacer malabarismos con el trabajo, la vida en familia, los deberes y todo lo demás" es lo que toca en estos momentos de pandemia y es que hay que arrimar el hombro más que nunca para intentar salir cuanto antes de la situación en la que nos encontramos. Por ello, la nuera del príncipe Carlos de Inglaterra explica que los padres deben de demostrarle a los hijos, que también cuidan de ellos mismos.
tracking