Marie Claire

Amaia Salamanca y Rosauro Varo comienzan a ver la luz al final de un oscuro túnel

El marido de la icónica actriz ha iniciado la reconstrucción de su lujoso chiringuito de Marbella que fue totalmente destruido por un incendio este verano

Para Amaia Salamanca y su marido, Rosauro Varo, el verano les trajo bastantes cosas buenas pero una muy mala y que jamás olvidarán. El lujoso y concurrido chiringuito Puro Beach, propiedad del empresario sevillano y ubicado en la Costa del Sol, fue totalmente destruido por un terrible incendio que no dejó nada en pié. Lo único, que por fortuna no hubo ninguna víctima y solo fueron daños materiales lo que provocó este tremendo percance sucedido el 20 de agosto. Ahora, cuando han pasado algo más de dos meses desde este suceso, la maquinaria se ha puesto en marcha para reconstruir el negocio de Rosauro que tanto agrada a Amaia Salamanca y al que acudía con frecuencia cuando tiene vacaciones.
Gtres

Amaia y RosauroGtres

Apenas unas vigas quemadas y muchos hierros retorcidos quedaban en el complejo de ocio llamado Laguna Village, donde se encontraba este reconocido restaurante al que siempre ha acudido la flor y nata de los famosos que frecuentan Marbella. Solo con ver las imágenes del desastre, algunas con escalofriantes llamas incluidas, se podía pensar que para volver a construir uno de los negocios más emblemáticos de Rosauro iba a ser necesario primero hacer desaparecer los restos que aún quedaban en dicho emplazamiento. Y así ha sido.
Puro Beach

Amaia y RosauroPuro Beach

Grandes y potentes maquinarias han comenzado esta semana a retirar todos los escombros con el fin de dejar limpio el terreno y hacer resurgir el Puro Beach como estaba antes del incendio, o aún mejor. Para la pareja, que son padres de tres hijos, Olivia, Nacho y Mateo, no puede haber mejor incentivo que ver por fin como salen de este oscuro túnel que llegó sin avisar y con alevosía durante el pasado estío. Muchos fueron los comentarios de amigos y clientes sintiendo profundamente la desaparición del emblemático establecimiento en tan desgraciadas circunstancias, pero igualmente los que les animaban a renacer de sus cenizas, y nunca mejor dicho.
Gtres

Amaia y RosauroGtres

Tan lamentable perdida se ha unido a la nefasta situación que padece el mundo de la hostelería por las restricciones impuestas por la pandemia global provocada por el coronavirus y que ha llevado a que muchos restaurantes cierren sus puertas. Por eso es todo un ejemplo, aunque el se lo puede permitir gracias a la gran fortuna que ha amasado con sus negocios, que Rosauro Varo inicie en estas fechas de receso económico la reconstrucción del Puro Beach, con su enorme piscina al borde del mar, sus tumbonas y ‘chill out’ en la arena de la playa, sus rincones para cócteles y la espectacular cocina de la que emergen los platos más deliciosos de estilo mediterráneo e internacional. Seguro que no serán pocos los que se alegren de esta iniciativa, sobre todo Amaia Salamanca, y ya tengan en su mente pedir reserva para cuando las obras estén terminadas.
tracking