Marie Claire

El sorprendente vínculo de Michael Douglas con 'White Lines', la serie de moda en Netflix

El actor ha aportado su mansión mallorquina por un alto precio para la grabación de esta nueva producción

A pesar de que el actor Michael Douglas no forme parte del elenco de intérpretes encargados de dar vida a la serie ‘White Lines’, sí que ha tenido mucho que ver en su grabación. El doble ganador de un Premio Óscar fue el encargado de aportar uno de los escenarios a esta ficción, que ha conseguido convertirse en apenas dos semanas en todo un éxito de Netflix.
La plataforma de entretenimiento decidió volver a la isla de Mallorca para dar comienzo a un nuevo rodaje. De manera indirecta, la serie ha podido contar con la presencia del productor de cine estadounidense, Michael Douglas, ya que algunas escenas han sido rodadas en la mansión que posee en la isla, s’Estaca, ubicada en Valldemossa y que todavía comparte con la que fue su mujer, Diandra Lucker.
Pero este idílico y paradisiaco domicilio balear no ha salido nada barato. Hace varios meses algunos medios desvelaron que Netflix podría haber pagado al actor hasta 40 mil euros semanales, 80 mil en total, desde que comenzaron a llegar algunos de sus protagonistas y el equipo de producción, hace alrededor de un año. Una cifra que no todas las plataformas estarían dispuestas a pagar, pero la popularidad de Netflix ha hecho que merezca la pena hacerse cargo de un precio tan alto a pesar de que “el equipo solo podía disponer del jardín, algunos salones, la enorme piscina y los alrededores de la finca pero no podían vivir dentro de las estancias privadas del palacete”, según revelaban fuentes de la propiedad.
Aunque en un primer momento la expareja pidiera 50 millones de euros por la mansión, se vieron obligados a rebajar el precio al no disponer de compradores dispuestos a pagar esa suma de dinero. Michael y Diandra, que a día de hoy son propietarios del 50% del hogar, piden 26 millones de euros por esta casa que continúa en venta. Teniendo en cuenta las dimensiones de la finca, su privilegiada ubicación y el palacete construido por el archiduque Luis Salvador de Austria, puede que el precio esté justificado.
Probablemente la grabación de ‘White Lines’ en esta mansión haya hecho que se popularice entre más compradores dispuestos a hacerse con ella. Desde que se estrenó el pasado día 15, esta serie de intriga creada por Álex Pina ha conseguido que sus fans suban como la espuma. Su título, traducido como “rayas blancas”, hace referencia a la cocaína, ya que el argumento gira en torno a la desaparición de un DJ británico en Ibiza, cuyo cadáver apareció 20 años después de no haber recibido ninguna noticia.
tracking