Marie Claire

10 estrellas de cine de los 90 que triunfan en series de televisión

El prestigio del que goza este formato en la actualidad ha dado lugar a que cotizadas actrices de los 90 continúen su carrera en la pequeña pantalla en busca de nuevos proyectos y personajes atractivos.

Hubo un tiempo en que quien se había convertido en una gran estrella de cine, desprestigiaba la televisión; en que quien había conseguido su primer papel en una película, se negaba a dar un paso atrás para participar en una serie; y en que la pequeña pantalla era considerada un canal menor.
Sin embargo, con el auge de las plataformas en streaming creando contenido propio (sin descanso) y con Netflix, HBO y Amazon, en particular, produciendo series que copan las nominaciones de los premios más importantes de la televisión - como los Emmy o los Globos de Oro -, son numerosas las estrellas de cine que parecen haberse olvidado de que un día no quisieron ni oír hablar de ella.
Este también es el caso de las actrices más prestigiosas de los años 90, aquellas que se repartían los papeles más cotizados y que ocupaban todas las portadas de las revistas hace 25 y 30 años. Aunque algunas de ellas siguen trabajando prácticamente al mismo ritmo en la actualidad - como Meryl Streep, Nicole Kidman o Julia Roberts -, otras muchas dejaron de recibir propuestas una vez superada la barrera de los 40, o no encontraron papeles lo suficientemente atractivos e interesantes, una queja que sigue siendo unánime en todos sus discursos.
Esto también ha dado lugar a que muchas de estas mujeres hayan creado sus propias productoras para sacar nuevos proyectos adelante. Ante la falta de buenas propuestas, han ido a buscarlas de forma proactiva. Es el caso de Reese Witherspoon que ha conseguido, como productora, que Meryl Streep se vuelva a embarcar en un proyecto televisivo gracias a Big Little Lies. También es el de Nicole Kidman en The Undoing o el de Julia Roberts con Homecoming.
Gracias a esta nueva edad dorada de la televisión podemos disfrutar de Jane Fonda y Lily Tomlin en Grace & Frankie, una comedia de Netflix protagonizada por dos mujeres cerca de los 80 que ven cómo su vida salta por los aires cuando sus maridos las abandonan para comenzar una nueva vida juntos. También hemos visto a Susan Sarandon - que tiene pendiente otro par de estrenos televisivos - y a Jessica Lange interpretar la enemistad feroz entre Bette Davis y Joan Crawford en Feud; y pronto veremos a Demi Moore protagonizando Dirty Diana, serie basada en el conocido podcast de corte erótico. Más nombres: Michelle Pfeiffer. Quien fuera una de las mayores estrellas de los 90 gracias a títulos como La edad de la inocencia o Las amistades peligrosas se pondrá próximamente en la piel de Betty Ford en The First Lady, una serie de Aaron Cooley que se centrará en las esposas de los presidentes de los Estados Unidos.
tracking