Vídeo de la semana

Patrocinado

5 claves para alimentar tu vitalidad (con Zespri®)

La vitalidad es ese estado de energía que nos ayuda a relacionarnos positivamente con nosotros mismos y con los demás, nos empuja a conseguir nuestros retos y nos permite vivir la vida a tope. Una de las claves para alimentarla es tener unos hábitos saludables y cuidar tu cuerpo y tu mente.

1. Sé positiva… pero práctica

No pierdas el humor e interpreta lo que te sucede en clave positiva. Como comentan los expertos en vitalidad de Zespri®, tómate la vida con buen humor e interpreta el entorno de forma positiva. De (casi) todo se puede extraer una enseñanza. Y no se trata de ser un ingenua ni de creer que todo es posible si lo deseas. Es más bien por lo que apuesta el divulgador británico Mark Stevenson en su libro Hacemos las cosas de otra manera: apostar por un optimismo pragmático, creer de verdad que por muy complicada que sea una situación, puedes mejorarla si lo intentas a partir de propuestas realistas y a tu alcance.  

2. Practica la resiliencia

Según Espacio Vitalidad, la resiliencia es la capacidad de aceptar lo que no es controlable y de invertir energía en lo que depende de ti. Es la capacidad que tienen ciertas personas para superar los traumas y dificultades de la vida sin perder la capacidad para experimentar alegría y sin dejar de ser ellas mismas. No es que sea la receta infalible para ser felices, pero sí una actitud vital positiva que estimula a seguir adelante. 

3. No pierdas la curiosidad

La curiosidad es una de las cualidades que nos hace humanos. Y mejores humanos. El deseo de explorar y aprender, la capacidad de hacer preguntas e interesarse apasionadamente por los demás, por el trabajo y por el mundo que te rodea es lo que facilita la comprensión de los problemas y consigue que disfrutes mucho más de la vida. 

4. Aprende que los demás son una fuente de disfrute

La empatía y la sociabilidad nos hará más felices a nosotros mismos y a los demás. La empatía nos permite percibir lo que siente la otra persona, para poder ayudarla, acompañarla, disfrutar de sus alegrías. Es una habilidad básica para que las relaciones funcionen. La neurocientífica Helen Riess dice en su libro The Empathy Effect que la empatía se puede entrenar: acostumbrarse a dar las gracias o a ofrecer ayuda y evitar el lenguaje agresivo o muy negativo conseguirán desarrollar tu empatía. 

5. Mantén unos hábitos saludables 

Practica ejercicio, duerme bien, muévete y, sobre todo, cuida tu alimentación. Incluye en tu dieta cinco raciones de fruta y verdura al día, toma más fibra (el kiwi es rico en fibra), reduce el consumo de azúcar, organízate bien y planifica los menús semanales para que sean más ricos, saludables y variados. 

Si quieres entrenar y mejorar tu vitalidad, en la web www.espaciovitalidad.es, de Zespri®, lpodrás descubrir tu índice y en  Mi Espacio Vitalidad[MR1] , tendrás herramientas personalizadas para conseguirlo. Regístrate en Espacio Vitalidad para acceder a los entrenamientos personalizados para querer más a los demás, quererte y mejorar tu vitalidad.