Vídeo de la semana

Cuando el perdón deja de ser una obligación y se convierte en liberación.

La importancia del perdón para el bienestar personal debe ser tomada muy enserio. Perdonar no solamente facilita nuestras vidas, sino que hace posible que nuestro estado mental mejore y que nos sintamos en paz.

Perdonar
Derechos de autor: PeopleImages

Para la mayoría de las personas existe una asociación a veces inconsciente entre el perdón y un corte religioso que implica, tal vez, una carga pesada, una tolerancia artificial que debemos adoptar para perdonar o ser perdonados. Hoy, Indagamos a cerca de una nueva mirada, dado que probablemente estemos aún, nadando en creencias ya obsoletas frente a un mundo que cambia. Estamos apegados a la dinámica de la víctima y el victimario, perdiendo de vista las posibilidades de diferentes elecciones. Caminamos por la vida sometiéndonos muchas veces a roles y personajes que poco aportan a nuestro bienestar, y cuando hablamos del perdón, esta dinámica se deja ver con claridad.

Asociamos el hecho de perdonar con que existen "un bueno y un malo". Hay quien actuó mal y debe ser castigado y quién actúa bien y debe evaluar si perdonar o no el daño recibido. Hay una gravedad, un error, un juicio y hasta un reducir a la persona como Ser a un comportamiento. Dejamos de ver al ser humano en toda su vastedad y generalizamos "su error" adjudicándole "ser el error" o ser una mala persona.

Independientemente de lo acontecido, lo cierto es que, desde una nueva mirada, siempre recordamos que todas las personas (nosotros incluidos) hacemos lo que podemos con las herramientas que tenemos, y, sobre todo, desde el estado de consciencia que atravesamos y que, a su vez, nos atraviesa al momento de actuar. Este no es un detalle menor a la hora de evaluar una determinada situación. 

Cada persona es diferente, y nuestro actuar esta supeditado a nuestra crianza, educación, lo que nos han transmitido, lo que hemos interpretado, lo experimentado, en cada persona todo es distinto. Asimismo, es importante comenzar a considerar que no sabemos a ciencia cierta lo que mueve a cada individuo a actuar de tal o cual forma. Formas con las que muchas veces estamos en total desacuerdo, y sostenemos que jamás haríamos lo mismo.

Sin saber qué es lo que hay detrás de lo que juzgamos, lo juzgamos. Tampoco sabemos a ciencia cierta qué haríamos en aquel lugar, es decir, pensamos desde nuestras circunstancias que jamás lo haríamos, pero no estamos en los zapatos del otro y no sabemos cuan real esta afirmación es.

Perdonar
Gtresnews

Por otra parte, no menos importante, es comprender que el verdadero perdón no tiene que ver con el hecho de decirle a alguien "te perdono", tampoco es un favor que le hacemos a la persona involucrada, sino que consiste en la liberación de una atadura emocional del pasado. Todo esto tiene que ver con la sutil, pero poderosa liberación de una rabia que atormenta y nos daña únicamente.

Perdonamos por nosotros, para estar en paz en nuestras vidas. Sabiendo que no es necesario seguir pasando del tiempo con esa persona, ni tampoco se trata de validar su comportamiento hacia nosotros ni mucho menos justificarlo.

Es simplemente reconocer que hacemos lo mejor que podemos, lo cual, si somos conscientes, es dinámico y varía a medida que crecemos y evolucionamos como personas. Vernos a nosotros en nuestro actuar y entendernos como seres humanos errantes nos ayudará a mirar a los demás con una mirada compasiva y que, sin lugar a dudas, traerá paz.

Continúa leyendo

#}