Objetivo: cuidar el planeta. ¿Cómo? Desde pequeños y jugando con juguetes de bioplástico, ¡te explicamos cómo!

Porque jugar ahora será incluso más puro y natural. Descubre la nueva línea de juguetes de bioplástico.

Unsplash

Si hay algo que les encanta en Flying Tiger es jugar. En particular, lo que más les gusta es la naturalidad con la que los más pequeños inventan juegos de manera espontánea. A partir de ahora, jugar será incluso más puro y natural.

Desde Flying Tiger quieren que disfruten de una manera libre, natural y por supuesto sostenible. Por ello, están muy orgullosos de presentar su primera línea de juguetes de bioplástico creados a partir de caña de azúcar. Este recurso natural biodegradable es una alternativa mucho más sostenible y ecológica a los plásticos convencionales, fabricados con materiales derivados del petróleo.

Flying Tiger

La caña de azúcar es una fuente renovable cuyo cultivo se reproduce naturalmente cada 5-7 años. Este hecho la convierte en una opción más ecológica y amable con el planeta que los plásticos tradicionales. Por ello, supone un nuevo paso en su compromiso hacia una dirección más sostenible. Además, cada uno de los productos está realizado íntegramente en Dinamarca y por supuesto, están libres de BPA.

 

 

Flying Tiger

Dentro de la nueva línea de juguetes realizados con este material, podrás encontrar una serie de objetos pensados a la medida de los más pequeños. Una regadera con útiles herramientas para hacer crecer un precioso huerto o un juego de cubo y tamizador, con el que descubrir increíbles tesoros entre la arena de la playa, serán los juguetes estrella de estas vacaciones. Y para los cocinillas, tienen unos coloridos sets de té y de cena de 14 y 22 piezas.

Todos estos juguetes han sido testados y son aptos para utilizarse como vajilla, por lo que los pequeños podrán aportar su granito de sostenibilidad a las cenas en familia.

 

Continúa leyendo