¿Qué puedes hacer si tu pareja ya no te atrae sexualmente?

Te dejamos aquí algunas recomendaciones para cuando creas que no te sientes atraído sexualmente por tu pareja. ¿Qué puedes hacer? Te lo contamos.

¿Sientes que tu pareja ya no te atrae sexualmente? Laura Palomares, psicóloga del centro de psicologia en Madrid, Avance Psicólogos, te descubre si esos sentimientos son reales y cómo puedes afrontarlo.

El deseo sexual varía de una época a otra y también depende mucho del estado de ánimo de cada persona. Por ejemplo, “si hay un exceso de estrés, el deseo sexual se inhibe. En ocasiones, otros motivos son hormonales o físicos y es normal que haya rachas de mayor o menor libido”, subraya Laura Palomares.

No obstante, si observamos que nuestra libido es normal, no hay motivos externos que nos afecten especialmente, pero con nuestra pareja no hay atracción, debemos revisar qué ocurre. La falta de atracción y deseo sexual hacia el otro suele provocar sentimientos de culpa que, por otro lado, “tambien influyen sobre el mismo deseo haciendo que baje. Esto dan lugar aa un círculo vicioso que trae consigo la evitación de contacto físico y afectivo y otros problemas de comunicación”, señala Palomares.

Posibles motivos

En ocasiones, las causas son profundas: una “deuda histórica”, un enfado escondido, problemas continuados con la familia política, inseguridades personales o tabúes, pueden están detrás de ese descenso de deseo hacia la pareja.

En estos casos, la psicóloga recomienda acudir a terapia sexológicaantes de que se produzca un mayor alejamiento afectivo y físico.

Recomendaciones para afrontarlo

La comunicación entre la pareja es fundamental. Es muy importante poner el problema sobre la mesa, con calma y objetividad y, sobre todo, sin buscar culpables.

Laura Palomares nos da estos consejos para promover un acercamiento:

  • Revisar si existen espacios de ocio conjunto suficientes y fomentarlos.
  • Tocarse más. “La caricia genera un aumento de oxitocinas y endorfinas en el organismo, las hormonas del amor y el bienestar, y éstas siempre ayudan a fortalecer el vínculo”, expone.
  • Más literatura erótica. La fantasía es la base de nuestro deseo y la literatura erótica es un potente estimulo sexual, que despertará nuestro “órgano sexual” más importante: la cabeza.
  • Si las causas son profundas o la pareja no sabe cómo abordar con tranquilidad la situación y está generando discusiones, la experta sugiere “acudir a una terapia de pareja con un psicólogo especializado en sexología, con el fin de trabajar los condicionantes individuales que revierten sobre la pareja, además de las dificultades propias de la relación”.

Y también, ¡besa más! Un estudio publicado por Archives Of Sexual Behaviour afirma que, entre los beneficios de los besos, se encuentra la pérdida de peso. Cuando besamos, utilizamos hasta 30 músculos del rostro y quemamos entre 6 y 100 calorías dependiendo de la intensidad. Pero hay otros muchos beneficios relacionados con besar, entre los que destacan:

  • Mejora el dolor, pues al besar se liberan endorfinas y se fortalece el sistema inmunitario.
  • Contribuye a una sonrisa bonita, ya que la saliva que generamos reduce la placa bacteriana y la aparición de caries.
  • Contrarresta el estrés y mejora el humor y la autoestima, porque el cerebro segrega los mismos químicos que cuando haces ejercicio: serotonina, dopamina y oxitocina, que te relajan y revitalizan.
  • Es bueno para el corazón porque ayuda a disminuir la presión arterial, puesto que aumenta tus latidos de forma saludable y ayuda a que baje la presión sanguínea.

Continúa leyendo