Amaia Salamanca, Macarena García y Belén Cuesta: las chicas de 'A pesar de todo'

Junto con Blanca Suárez, tres de las actrices más constantes de las pantallas españolas se reúnen en 'A pesar de todo', la nueva comedia de Netflix en castellano. Amaia Salamanca, Macarena García y Belén Cuesta nos cuentan los secretos de la película que te aliviará la próxima tarde de domingo.

Amaia Salamanca

Que una argentina dirija una película en España protagonizada por un enorme elenco de actores, con tirón mediático incuestionable, para que se proyecte en una sala solo en dos ocasiones y de ahí a una plataforma digital en casi 200 países… sería ciencia ficción hace pocos años. Pero Netflix llegó para echar por tierra todas las reglas conocidas de la producción en España. Y aquí está la prueba: A pesar de todo, realizada por Gabriela Tagliavini, ha conseguido reunir a (cuidado con la lista que marea): Blanca Suárez, Amaia Salamanca, Belén Cuesta, Macarena García, Maxi Iglesias, Rossy de Palma, Juan Diego, Carlos Bardem, Tito Valverde, Marisa Paredes y Emilio Gutiérrez Caba en un mismo trabajo, una comedia amable y sencilla donde el woman power está más presente que nunca. Solo hay que ver el cartel de la película o el estreno del trabajo en el reciente Festival de Cine de Málaga, donde acudieron las cuatro protagonistas y su directora antes del estreno en todo el mundo el 3 de mayo. Además del reparto, la realizadora cuenta que para ella "el lugar donde se graba también es un protagonista", por lo que no queda otra que destacar como un personaje más la ciudad de Madrid, que se muestra en todo su esplendor potenciando las partes más modernas de la capital. "Busqué lugares que me gustaran e intenté introducirlos en el guión. Creo que se nota que la ciudad me gusta mucho", cuenta Tagliavini. La realizadora llegó a España tras seis películas en su haber, habiendo sido número uno en México con Juego de seducción y ganado tres MTV Movie Awards en aquel país. Ahora, prepara una comedia, The devil may care, que protagonizará Antonio Banderas. "Esta película me da la oportunidad de llegar a muchísima gente, imagínate que incluso se va a traducir a 18 idiomas. Debo estar más que agradecida", alude.

 

Macarena García lleva vestido de Paule Ka y joyas de Cartier.

 

En esta historia, las cuatro intérpretes principales son unas hermanas que no conviven juntas desde hace tiempo. El desencadenante del reencuentro es la muerte de la madre, dueña de una importante fortuna, que en la lectura del testamento les confiesa que quien creen que es su padre en realidad no lo es, y que cada una tiene uno diferente. Para cobrar la jugosa herencia que piensa dejarles, todas ellas tendrán que averiguar juntas quién es realmente su progenitor biológico. Todas las tramas del guión giran en torno a las cuatro actrices femeninas. Los chicos quedan en segundo plano. Al parecer, fue algo que ayudó a que Netflix se decidiera a financiar el proyecto. "Además, todas sentimos que éramos las dueñas de los personajes. La directora nos dio libertad y eso se traslada a la película. Creo que ha ayudado a que lo disfrutásemos más", afirma Macarena García. A su lado asiente Belén Cuesta, una de las íntimas amigas de Macarena en la vida real. Ambas coincidieron hace años en la primera versión del musical La llamada en el hall del teatro Lara de Madrid. De nuevo, vuelven a estar juntas en un mismo proyecto, un motivo determinante para que las dos tuvieran claro entrar en el proyecto. La actriz, con unas amígdalas "más grandes que mi cabeza", dice con sorna, explica que conocer a buena parte del reparto siempre es un aliciente, "porque sé que voy a estar muy a gusto. A Amaia y a Blanca no las conocía y quería coincidir con ellas. Y además, pensé: 'qué guay ser la única morena entre estas tres rubias'".

 

Belén Cuesta luce vestido de Pedro del Hierro y pendientes y pulsera de Bárcena.

 

Cuesta, que estrenó también en Málaga un drama, Litus, que llega a los cines el 6 de septiembre, tiene en este momento hasta cuatro películas pendientes de ver la luz. Sin duda, algo que comparten las cuatro protagonistas de esta película: un momento álgido de sus carreras y una vorágine de proyectos a sus espaldas. Un ejemplo todavía más potente es el de Amaia Salamanca: estrena tres películas en un mes (al margen de A pesar de todo tiene en cartel ¿Qué te juegas? , junto a Leticia Dolera y Javier Rey, y Lo dejo cuando quiera, con David Verdaguer, Cristina Castaño y Carlos Santos). Tres comedias en toda regla. "Si acepté este proyecto es porque mi personaje era muy liberal, no le importaba nada lo que pensasen los demás. Y muy distinto a todo lo que había hecho anteriormente, como las dos que dices". Diez años después de Sin tetas no hay paraíso, la serie que la catapultó a la fama junto a Miguel Ángel Silvestre, la actriz debuta en una producción en Netflix aunque no sea una serie, el punto fuerte de la plataforma que acaba de estrenar sus grandes estudios en España para producir hasta 20 proyectos al año. Su mercado ahí está, bien definido: estrenarlos para sus casi 140 millones de suscriptores repartidos en más de 190 países. Aunque A pesar de todo es el cuarto título español que estrenan desde que arrancara su historia en España, parece haberle cogido ganas: solo en abril estrenaron dos y hay otros dos pendientes de estreno en lo que queda de año: Elisa y Marcela, de Isabel Coixet, y Diecisiete, de Daniel Sánchez Arévalo. Ya lo dice Amaia durante la campaña de promoción: "La visibilidad parece que está de moda".

De izda. a dcha.: Macarena García, Amaia Salamanca y Belén Cuesta en una escena de 'A pesar de todo'.
Arte en la mesa

Las cuatro actrices confiesan que aportaron sus propias ideas para vestuario y peluquería de sus personajes, y cada aparición pública del reparto en las distintas presentaciones ha sido un desfile de tendencias. Para este reportaje, los estilistas José Juan Rodríguez y Paco Casado, Ana Capel y Antonia Payeras se encargaron de vestirlas, mientras que Iván Gómez y Natalia Belda firmaron maquillaje y peluquería para Chanel. Ambos trabajaron para mostrar sobre todo la  luminosidad de las actrices, jugando con texturas, brillantes y mates de la colección primavera Vision D’asie: l’art du détail y la nueva línea Les Beiges de Chanel. La piel de Macarena se ha trabajado con Vitalumiére Aqua 50 e iluminando con Baume Essentiel en zonas puntuales. La mirada se muestra neutra, pero definida, con el trazo de Signature a modo de eye liner. En el caso de Belén Cuesta, se logra un maquillaje sutil tratando la piel con Sublimage l’Extrait de Chanel y polvos bronceadores del tono 50. El labio está subido de tonalidad para equilibrar con el conjunto con Rouge Allure Eternel de Chanel.

 

 

CONTINÚA LEYENDO