Camino consagrado: conoce a Anna Castillo y Macarena García

4 minutos

La representaron durante años sobre las tablas y ahora lo hacen sobre el celuloide. Charlamos con las protagonistas de 'La Llamada'.

anna castillo macarena garcía la llamada
A la izquierda, Macarena, con jersey de rayas de Tommy Hilfiger Kids. A su derecha, Anna lleva sudadera oversize de Dsquared2.

Cada frase de Anna Castillo le estalla en la boca. Pronuncia las palabras como Peta Zetas. La dulzura de Macarena García, de risa melosa, se amarga cuando habla de feminismo. "No tenemos que volvernos esquizofrénicos, pero hay gestos muy asumidos a los que se debe poner nombre para acabar con ellos. Volver por la noche a casa, ver a un chico en un coche y ponerte a correr porque te mueres de miedo no tiene que pasar."

 

Los personajes que interpretan en La llamada se han empapado de ellas. En la película que estrenan a finales de septiembre, Susana y María deciden pasar el verano juntas en el campamento religioso La brújula. Allí deben dedicar las mañanas a recomponerse de la noche anterior, afanosamente invertida en buscar entre las discotecas cercanas a algún productor musical que dé el empujón a SuMa Latina, su dúo de electrorreguetón. Una madrugada, mientras duerme, un señor con traje de lentejuelas se cuela en la cabaña de María. La despierta y se dirige a ella. Pero lo hace entonando canciones de Whitney Houston. Es Dios, que la llama.

anna castillo macarena garcía la llamada
Jeans de Diesel, jersey de lana de Guess y pendientes de Cristian Lay.

Anna y Macarena son amigas con raíces en el trabajo. En la película, Susana y María lo son del alma. Pero entre pinos y tiendas de campaña, la relación se tensa. Se rehúyen, se gritan, se encierran en el cuarto de baño Biblia en mano. Sus personajes crecen y ellas también. Macarena está en "un momento de búsqueda personal. Quiero dar con mi mejor versión, que a veces con esta profesión no es fácil. Quiero encontrar algo que me haga estar en paz". Anna, cuenta, tuvo que pegar el estirón interior hace unos años. "Con 19 me vine sola a Madrid. A los 20 ya era independiente en todos los sentidos. Ahora tengo otras crisis, como conocerme mejor, que espero que se pasen. Pero me da la sensación de que vuelve cada seis meses".

 

Quieren que la película arrase y no decepcione a los fans de la obra. No se entretienen pensando en premios. Por ahora ya tienen a Goya en la estantería: Macarena lo ganó por ser la mejor actriz revelación de 2012 y Anna la de 2017. Lo que sí desean es que haya "más mujeres en los equipos técnicos, que se dice mucho pero hay pocas". Esperan que en España se continúe innovando. "Quien cree que solo se hacen películas de la guerra civil no ha visto cine español. Abracadabra, de Pablo Berger, es maravillosa, y Verano 1993, bellísima", defiende Macarena. "Hacemos unos dramas cojonudos y tenemos comedia para todos los públicos", apostilla Anna. ¿Por qué no se toma en serio la comedia? Es difícil que logre el reconocimiento de un drama. "Debe de ser porque lo que entra de forma suave parece tener menos mérito".

 

Mientras el futuro se desenreda, Macarena espera el estreno de Que baje Dios y lo vea, junto a Javier Gutiérrez. Con él graba ahora Anna Estoy vivo, una serie policíaca para TVE. Luego llegará Viaje alrededor del cuarto de una madre, con Lola Dueñas. "Es lo opuesto a Susana. Espero que quien solo me ha visto como macarra disfrute ese perfil".

Anna castillo macarena garcía la llamada
Anna luce jersey jaspeado de Benetton y vaqueros de Guess.

Están tranquilas. Les va bien. Aunque entre tanto laurel y rosa se cuele alguna espina. Hace unos meses, Macarena viajó a Los Ángeles para un casting. "Casi ni me miraron, duró un minuto y había veinte chicas en la puerta iguales que yo". Como Emma Stone en La La Land, pero sin mancha de café. A ella casi se la dibujaron en la cara con sangre. "El casting era vestida de medio prostituta y a la salida se me acercó un mendigo y fue directo a pegarme un puñetazo. Se quedó con el puño a un centímetro de mi nariz y se fue amenazándome. Ahora lo recuerdo y me muero de risa, pero qué susto". Para Anna, un batacazo puntual "forma parte del plan. Cuando tomas una decisión, aunque la cagues, lo haces por algo. Hay que vivir. Soy mucho de lo hacemos y ya vemos. Todo el rato".

 

Realización: Jennifer Bauser. Ayudante: Betty Calvo. Maquillaje y peluquería: Helena Liébanas (Cool). Ayudante: Leire Tellitu.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS