Vídeo de la semana

Las mejores citas de Harry Potter o cómo dejar a todos sin posibilidad de rebatirte en una conversación

Harry, Hermione, Ron y sus magos maestros dicen verdades tan grandes que sirven para zanjar (casi) cualquier discusión en un momento.

A lo largo de siete libros y ocho películas, los personajes creados por J.K. Rowling nos han dejado argumentos sorprendentes acerca de la vida, la muerte, el amor, la aceptación personal, la amistad y la valentía.

Lo mejor de esto es que, como todas las grandes citas célebres, estas frases que vienen de un mundo mágico son perfectamente aplicables en la vida real. Quien ha reído, llorado y aplaudido las hazañas de Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley sonreirá al escucharlas. A quien no lo ha vivido, estas citas le darán, como mínimo, qué pensar y su capacidad de respuesta quedará paralizada, aunque solo sea por unos momentos. Después el encanto se deshace, como la magia al abandonar Howarts y volver al mundo de los muggles, pero tú te habrás sentido imbuida por el espíritu de Albus Dumbledore, de la Orden de Merlín, Jefe Supremo de los Magos.

"No está bien quedarse sumido en los sueños y olvidarse de vivir". - Albus Dumbledore.

Cada freelance o emprendedor de cada rincón del mundo debería tener esto impreso en tamaño A3 en un lugar bien visible de su oficina. Díselo a tu freelance preferido la próxima vez que te cancele una cita.

 

"A veces das un poco de miedo, ¿lo sabes? Brillante… pero aterrador". - Ron Weasley.

O cómo decirle con tacto y sin querer ofender a alguien, que te deja pasmada frecuentemente. También es válido para el típico/a amigo/a al que le hace mucha gracia pegarte sustos de muerte - para él o ella inofensivos, pero que a ti te hacen ver tu vida pasar en un segundo - a la primera de cambio.

 

"No habrá tontos o encantamientos tontos en esta clase. Como tal, no espero que muchos de vosotros apreciéis la ciencia sutil y el arte exacto de hacer pociones. Sin embargo, para aquellos pocos elegidos que poseen la predisposición, puedo enseñaros cómo hechizar la mente y atrapar los sentidos. Puedo deciros cómo embotellar la fama, conseguir la gloria o incluso detener a la muerte. Por otra parte, puede que algunos de ustedes hayan venido a Howarts en posesión de habilidades tan formidables que se sienten lo suficientemente seguros como para no prestar atención". - Profesor Severus Snape.

Snape nos pone en bandeja el discurso de amonestación (o amenaza velada) perfecto si en algún momento nos toca hablar en público y nuestra audiencia se desmadra. Solo hace falta cambiar algunas palabras como 'encantamientos', 'pociones' y 'Howarts', pero poco más.

"Espero que estéis contentos. Nos podrían haber matado, o peor aún, expulsado. Ahora, si no os importa, me voy a la cama". - Hermione Granger.

Esta frase lapidaria de Hermione debe ir acompañada de un golpe de melena perfecto al girarte para abandonar la habitación. En vez de  'matado' y 'expulsado', se puede utilizar cualquier otro participio que esté más relacionado con la discusión.

 

"Hay muchos tipos de valentía. Se necesita mucha para enfrentarnos a nuestros enemigos, pero la misma para enfrentarnos a nuestros amigos". - Albus Dumbledore.

Hablar es el primer paso para arreglar un problema entre dos personas, pero muchas veces, cuando se trata de decirle que algo no te ha gustado a un amigo, la cosa cambia y le damos veinte mil vueltas antes de decidir cuáles son las palabras más adecuadas para no herir sus sentimientos. Dumbledore consigue decir de forma elegante eso de 'Más vale una vez rojo que ciento amarillo'.

 

"En caso de duda, ve a la biblioteca". - Ron Weasley.

'Y consulta con tu médico o con tu farmacéutico, pero deja de marear', podríamos añadir si lo de la biblioteca no viene a cuento.

"Estaré en mi habitación sin hacer ruido y fingiendo que no estoy allí". - Harry Potter.

Hubiera estado genial aprender esta frase y citar a Harry delante de nuestros padres cada vez que nos enviaban a nuestra habitación.

 

Por último, dos clásicos del mismísimo Harry Potter perfectos para cualquier reunión de amigas:

"Juro solemnemente que estoy a punto de hacer algo nada bueno" y "¡Travesura completada!".

Tú ya has avisado.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo