Vídeo de la semana

Estos dos libros de Cristina Morales van a hacer que tus tardes de verano vuelen

Cristina Morales habla y sube el pan. El de quienes no la han leído. Obra y autora son una. Las dos primeras novelas de la granadina, 'Los combatientes' e 'Introducción a Teresa de Jesús', vuelven a las librerías. Esta vez, sin faja ni corsé.

morales
La escritora granadina Cristina Morales, fotografiada por María Teresa Slanzi

No hay el mundo lugar para esconder un secreto más seguro que el prólogo de un libro. La aclaración que encabeza a una novela molesta, entorpece. Es la rebanada de pan de molde que solo tiene una cara, la que ejerce de tapa. Estorba. Cristina Morales ha colado en el suyo su bala y su purgación.

teresa de jesús
Ed. Anagrama

En el preámbulo a Introducción a Teresa de Jesús, desmiga, hasta hacer pan rallado, el mundillo editorial. Le descuaja las veladuras románticas, le extirpa el filtro por el que los editores acaban disfrazados de buscadores de diamantes. Son, solo, comerciales. Pero sus novelas sí brillan. El premio Nacional de Narrativa 2019 no le cayó de un plátano de las Ramblas. La granadina acababa de apuntalar con Lectura fácil lo que había anunciado en 2013 y 2015. Anagrama ahora repesca y reedita sus dos primeros libros.

morales cristina 2
Ed. Anagrama

En Los combatientes, las escenas de un grupo de teatro universitario se alternan con pedazos de diarios, alegatos de feminismo y textos falangistas. Y la combinación arranca la carcajada. En Introducción a Teresa de Jesús, la santa abulense, a través de Morales, descorcha su intimidad a mediados del siglo XV. Trabaja en El libro de la vida y anda liada con la fundación de un convento. Desde el siglo XXI, el respeto sosegado la imagina y refresca.

Estas reseñas aparecieron publicadas de forma original en el número de julio de la revista Marie Claire bajo el título ‘Todas las piezas del puzle’.
Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo