Pechos al aire y besos en cámara: las mejores anécdotas de la historia de los Goya

El vestido de Paz Vega renunció a cumplir sus funciones y, frente al príncipe Felipe, Pedro Almodóvar se convirtió en Marilyn Monroe. Estas son las anécdotas más curiosas de la historia de la gala de los Goya.

GOYA PREMIOS CABECERA
Paz Vega, de camaleónico rostro, en los Goya de 2001.

En tres décadas de premios Goya, las cámaras y las bambalinas se han llenado de anécdotas. La lengua se ha trabado frente al micrófono y los ministros han contado chistes. Estas son las que se han grabado en la historia del cine español.

 

Como las grandes divas

¿Es Elena Anaya? ¿Es Miren Ibarguren? ¿Es Winona Ryder? Es Paz Vega. Pero podría haber sido Janet Jackson. Como a la cantante estadounidense, el pecho de la actriz sevillana decidió saludar desde el escenario. Cuando Vega recogió el premio a la mejor actriz revelación por Lucía y el sexo, las bandas de gasa marrón de su vestido escogieron salir a conocer mundo. Se movieron de su sitio. Su pecho casi se escapó del diseño de Hannibal Laguna.

Palabritas, las justas

Fue en el año 2005. Mar adentro inundó las pantallas de los premios y la organización de los premios Goya secó los micrófonos. Tras 30 segundos frente a ellos, se propusieron, los micrófonos se cerrarían. Y lo hicieron. El sonido dejaba de transmitirse por los altavoces cuando el medio minuto se había completado. Belén Rueda, ganadora del premio a la mejor actriz revelación, continuó hablando. Le parecía “muy mala idea” que no les permitieran expresar su entusiasmo. Antes de que acabara la gala, los micrófonos se habían desbloqueado.

Uno que sí lo fue

Duró menos que una paga extra. Y lo sabe. Y se rió de sí mismo. En la gala de 2019, Máximo (antes Màxim) Huerta hizo gala de laconismo. El periodista, escritor y exministro, presentador de uno de los premios de la 33 edición de los Goya, se colocó frente al escenario para anunciar al ganador. Tranquilizó al público sevillano. Con él no debían preocuparse. Ya lo sabían. Él era, como su cartera de Cultura, breve.

elsa pataky goyas
Elsa Pataky, en la edición de los Goya del año 2008.

Mangas (y manos) largas

A pocos guionistas se les ocurriría hoy incluir el gag en sus propuestas.  El movimiento feminista, vía internet, los usaría como palillos de dientes. Pero en 2008 las conciencias estaban vírgenes de MeToos.

Elsa Pataky debía presentar un premio. Lucía un vestido de manga larga y color champán. El humorista José Corbacho, encargado de conducir la gala, anunció su nombre. Cuando la actriz de Ninette lo alcanzó en el escenario, Corbacho la agarró del brazo. Le plantó un beso en los labios. Incluso la arqueó sobre su propia espalda. Estaba, por supuesto, preparado.

Le-de-se-a-mos-to-dos

Cumplea-ños-fe-liz. Eso le cantó el director Pedro Almodóvar al entonces príncipe feliz en la edición del año 2000. Acababa de ganar el Goya a la mejor dirección por Todo sobre mi madre y don Felipe, de cumplir 32 años. Aquella fue la primera ocasión en la que los premios se celebraban fuera de Madrid.

 

El Moonlight vs. La La Land español

Adriana Ugarte estaba nerviosa. Presentaba, con Carlos Santos como escudero, el premio a la mejor canción del cine español en 2013. Con un vestido de lentejuelas multicolores, la actriz de Hache, de Netflix, anunció al ganador. Abrió el sobre. Los niños salvajes aparecía escrito en el tarjetón. Eso creía ella. Los nervios habían hecho bailar las letras. La verdadera canción ganadora formaba parte de la banda sonora de Blancanieves, de Pablo Berger. 

 

Los Iker y Sara del cine

Los compañeros de Clara Lago estaban nominados. Y también su novio. Dani Rovira conducía los premios. Y uno de ellos lo condujo hasta casa. El actor malagueño se hizo con el reconocimiento al mejor actor revelación de los Goya 2015 y, esta vez desde su asiento, recibió un beso entusiasmado de su novia, la actriz y su coprotagonista en Ocho apellidos vascos Clara Lago.

En corto

¿Qué película se ganó el beneplácito de crítica y público?

Los otros, de Alejandro Amenábar. El largometraje consiguió recaudar más de 27 millones de euros, casi seis millones y medio de espectadores y el Goya a la mejor película.

¿Qué película ha logrado más nominaciones?

Días contados, de Imanol Uribe. Obtuvo 19 nominaciones  y ocho galardones.

¿Y qué actor?

Antonio de la Torre, por supuesto. El malagueño ha conseguido 13 nominaciones a lo largo de su carrera.

¿Y ellas?

Maribel Verdú, con una decena.

También te puede interesar:

Continúa leyendo