5 series documentales (perfectas para un maratón) que te van a alucinar

Estas series documentales te van a provocar un ataque de cotorrismo: no vas a poder parar de hablar de ellas. Entre cultos, sectas, asesinatos y tigres, cuentan historias sin tropezar en moralejas.

documental wild
La camisa de Joe Exotic no es lo peor que verás en 'Tiger King'. Netflix.

El buen documental sabe que su género pertenece a la ficción. El troceo de la realidad convierte los hechos en una narración, los acomoda a los fines de quien escribe, muestra y relata. Cuando a un hecho se le concede una estructura narrativa, la historia se rasura. La parcialidad se agua. Toda narración es ficción.

Y estas series documentales lo cumplen. Saben a qué se enfrentan. Entre cultos, sectas, asesinatos y focaccias, cuentan historias sin tropezar en la moraleja.

El Palmar de Troya (Movistar +)

palmar troya
Movistar +

Sevilla es tierra mariana. La Virgen de los Reyes ejerce de patrona y en agosto las calles de la ciudad la celebran. Cuatro niñas aseguraron haberla visto en mitad del campo. Y fuera de horario. Aquel día era el penúltimo de marzo. No se referían a la escultura que preside la catedral hispalense. Juraban haber visto a la de verdad. La Virgen, decían, se les había aparecido. Los avistamientos se sucedieron en el área de El Palmar de Troya. Antes de que llegara el otoño, una iglesia se había constituido a las afueras de Sevilla. En 2018, el último papa palmariano se infiltró en las instalaciones de la congregación. Lo acompañaba su esposa.

En cuatro episodios, los escándalos y testimonios de la extraordinaria iglesia de El Palmar de Troya se desenredan en Movistar+.

Wild Wild Country (Netflix)

wild wild country
Rajshee y Sheela, cabezas de la comunidad Rajneeshpuram. Netflix.

La gente tomaba asiento a su alrededor. Querían escuchar. De él aprendían. El profesor de filosofía Bhagwan Shri Rajneesh, nacido en India, criticaba a Gandhi. Le reprochaba su veneración a la pobreza. Rechazaba el socialismo y la rigidez de las religiones ortodoxas que vertebraban la espiritualidad india. Hablaba de capitalismo y anticonceptivos. La meditación y el amor libre sostenían sus ideas.

El público rebosaba. Viajaban desde Reino Unido y Alemania para escuchar sus discursos en directo. Y acabó él por coger el avión. Sheela, su secretaria, había organizado el traslado. Él y toda la comunidad se mudarían al condado de Wasco, en Oregón, Estados Unidos. Eso hicieron. Convirtieron un rancho en una ciudad cuyos habitantes vestían, uniformados, de naranja, rosa y rojo. Construyeron casas, colegios y hasta un aeropuerto. Entre intentos de asesinato e inmigración ilegal, los responsables acabaron en los juzgados.

Tiger King (Netflix)

Una escena de 'Salt, Fat, Acid, Heat', de Netflix.
Joe Exotic dando de comer a una de sus mascotas en 'Tiger King', de Netflix.

Carole Baskin es activista. Su bandera son los felinos. Los que no se aovillan en el regazo de su dueño porque si lo hicieran le quebrarían las piernas. Los cuida en su refugio benéfico, cuyas rutinas y novedades retransmite a través de Facebook e Instagram. Pero eso dice ella.

Joe Exotic no se cree una palabra. Él también tiene tigres. Sabe que Baskin no acoge en sus jardines a todos los animales que asegura. Alquiló un helicóptero para comprobarlo.

Él asegura que ella asesinó a su exmarido y ella, que él la quiere asesinar. Entre tigres, leones, ligres, panteras, leopardos y guepardos, uno de los dos acabará en la cárcel. 

Tras el éxito logrado en Estados Unidos y en Europa, Netflix acaba de anunciar, de forma sorpresa, el estreno de un octavo y último episodio

McMillions (HBO)

HBO MILLIONS
En cada caja de patatas, la posibilidad de un ataque al corazón. Por los millones y el colesterol. Foto: HBO.

Aquí también hay comida. Una elaborada con sal, grasa, ácido y calor. Aquí hay McDonalds. Y un fraude monumental. Las fichas de la versión fast-food de Monopoly, pegadas en sus cartones de hamburguesas y patatas fritas, se convirtieron en piezas de una estafa. Un trabajador de la compañía, un tal Uncle Jerry, los regalaba a sus amigos. Solo pedía a cambio una parte del premio metálico. El FBI tuvo que intervenir. La red de delincuentes había estafado más de 22 millones de dólares.

En seis episodios, HBO descongela los entresijos de uno de los mayores fraudes de finales del siglo XX.

Mommy Dead and Dearest (HBO)

MOMMY DEAD
Gypsy Rose y Dee Dee Blanchard, protagonistas de 'Mommy Dead and Dearest'. HBO.

Gypsy Rose está enferma. No puede caminar. La quimioterapia le enflaquece las fuerzas, los dientes se le caen. Aunque quizá eso lo provoque la falta de higiene dental. A diario no los tiene que usar. Su madre le bate la comida. Incluso las pizzas pasan por la trituradora.

También le ha batido la realidad. Gypsy Rose no está enferma. Sin su madre al lado, su salud sería impecable. Es ella la que le provoca las dolencias. Y la adolescente lo descubre. Y toma medidas al respecto. Una que la lleva a ella, Gypsy Rose, a la cárcel.

En la serie The Act, su historia, encarnada por Patricia Arquette y Joey King, se confirma en la ficción.

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo