El arte se vuelca con los afectados del Covid-19

Los artistas han ayudado económicamente a todos los afectados por la crisis generada por la Covid-19 a través de las donaciones de sus obras. E incluso muchos creadores se han encargado de ayudar y dar visibilidad a otros artistas gracias a plataformas innovadoras y solidarias.

Unsplash
Unsplash

La gran crisis generada por la Covid-19 ha afectado a gran cantidad de ámbitos profesionales. Los artistas han sido uno de los muchos oficios que se han visto afectados a ante esta pandemia, pero también han sido uno de los muchos que han contribuido para ayudar a los que más lo necesitan. Numerosos creadores han utilizado sus obras para recaudar fondos y así ayudar a todos aquellos a los que más ha afectado económicamente esta crisis. Durante el confinamiento, hemos podido ver gran cantidad de proyectos relacionados con el arte, proyectos como ConFinArte, una galería de arte digital donde se venden fotografías, ilustraciones, obras plásticas y esculturas de artistas españoles, cuya recaudación será donada por estos a Cruz Roja RESPONDE para luchar contra el coronavirus.

Otra de las iniciativas nacidas durante la cuarentena es Covidarte, otra acción solidaria en la que se venden creaciones artísticas, y cuya recaudación se destina íntegramente para la sanidad de la Comunidad de Madrid. Incluso durante este confinamiento se ha creado el Covid Art Museum, el primer museo digital de arte que busca aunar el testimonio artístico surgido en la pandemia. Irene Llorca, José Guerrero y Emma Calvo, tres creativos publicitarios españoles, son los ejecutores de este museo digital que se ha creado para aunar y dar difusión a las obras de artistas de todo el mundo que han encontrado inspiración en este aislamiento social y a las consecuencias de esta enfermedad.

Las iniciativas solidarias relacionadas con el Covid-19 no cesan

Fotografía Szechenyi Bath Budapest de Quetin de Briey, 2012
Fotografía Szechenyi Bath Budapest de Quetin de Briey, 2012. Este fotógrafo forma parte del Proyecto First Of All

Aunque la situación sanitaria ha mejorado en estas últimas semanas, en nuestro país siguen creándose otros proyectos solidarios para luchar contra esta enfermedad, puesto que la situación sigue siendo muy crítica en todo el mundo. Proyectos relacionados como First Of All, una selección de preciosas oportunidades para ayudar a los demás, que vio la luz el pasado jueves 4 de junio. First Of All es una plataforma solidaria que agrupa a artistas de distintas disciplinas que en estos momentos de crisis se unen para hacer frente de una forma creativa a las necesidades actuales de los más vulnerables. El objetivo de esta plataforma digital es crear una comunidad sólida que recaude fondos para distintas causas sociales.

Fotógrafos, diseñadores, ilustradores, artesanos, ceramistas… contribuyen con su trabajo de forma altruista a concienciar y ayudar en estos tiempos tan convulsos. Lo que surgió como una idea puntual y urgente para colaborar en esta crisis se ha convertido en un proyecto a largo plazo en el que mensualmente se pondrá a la venta una cuidada selección de piezas donadas por los creadores. La recaudación se destinará íntegramente a ayudar a cubrir las necesidades de los más afectados por la crisis creada a raíz de la Covid-19.

Edición Fotos es la primera de sus iniciativas, una edición dedicada a la fotografía en la que participan 76 fotógrafos españoles, y todos los beneficios irán destinados a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) y sus 54 bancos asociados. Esta venta estará disponible hasta el 14 de junio en su página web. Pero después se sumarán también otras ediciones que se extenderán hasta el mes de diciembre: Edición Obras Gráficas (julio), Edición Moda (agosto), Edición Artesanía (septiembre), Edición Objetos de Diseño (octubre), Edición Niños (noviembre) y Edición Especial (diciembre).

El mundo de la moda también contribuye para ayudar a los artistas

Moschino
La artista Rosson Crow con chaqueta y falda a juego con estampado

Como ya hemos comentado anteriormente, en otras ocasiones son los propios creadores o las marcas las que se han encargado de ayudar y dar visibilidad a otros artistas, como en el caso del Covid Art Museum. Las firmas de moda se han sumado a la causa, ayudando a los creativos a dar conocer sus trabajos. La marca de Karl Lagerfeld colaboró durante la cuarentena con el artista Steven Wilson, quien se encargó de realizar ilustraciones para colorear sobre Karl o su gato Choupette que se podían descargar gratuitamente.

La firma italiana Moschino también llevó a cabo Picasso Portraits, un divertido y ocurrente proyecto que realizaron durante el periodo de confinamiento. A través de este proyecto la firma italiana colaboró con mujeres artistas, fotógrafas y creativas no pertenecientes al mundo de la moda (casi todas estadunidenses), que son amigas de la marca y cuentan con un ADN creativo muy afín. Estas recibieron looks que han interpretado en sus creaciones y, además, han fotografiado ella mismas. Para darles visibilidad, todas estas fotografías están publicadas tanto en las redes sociales de las estas creadores como en las redes de Moschino. 

El mundo del arte se adapta a la nueva normalidad

Esta pandemia nos ha obligado a adaptarnos a una nueva realidad social, una realidad en la que el mundo de el arte se ve muy afectado. De momento no podremos ver teatros o salas de museos llenas, puesto que han reducido su aforo notablemente. Pero estas disciplinas se están adaptando poco a poco para ofrecer soluciones a un público ansioso de ver de nuevo espectáculos de danza u obras de teatro. Un gran ejemplo de ello es la colaboración surgida entre la firma de moda G-Star RAW y el Ballet Nacional Holandés, el proyecto Safe Distance Ballet. Ambos han unido sus fuerzas para dar a luz una colaboración única en la que el distanciamiento social se visualiza de una manera artística. Esta colaboración se inspira en los teatros vacíos, artistas sin escenario y el baile emprendido por cada individuo para encontrar su camino en la nueva normalidad. 

Para este proyecto, G-Star ha convergido el mundo clásico con el moderno en un tutú RAW Denim con un diámetro de 3 metros, la mejor herramienta para asegurar la distancia social. Esto permite que los bailarines del Dutch National Ballet Nacional de los Países Bajos permanezcan a una distancia de seguridad de 1.5 metros. La coreografía captura la distancia entre las personas, favorecida por el tutú, de una manera especial. El desafío es claro: que los bailarines se abran paso por las calles de Ámsterdam hacia el escenario, atraídos por la música que proviene del teatro. El conocido DJ y productor holandés de House/ Techno, Joris Voorn, y las notas de la orquesta del Het Nationale Ballet crean la pieza de música de fusión para este proyecto.  

 

Continúa leyendo