'El vestido': la historia de una prenda que revolucionó el panorama social y estilístico de Inglaterra

Hablamos con Jennifer Robson, autora de la novela, para que nos cuente todos los secretos y entresijos de esta singular historia

Gtresonline

Londres, 1947. La mañana amanece con una expectación inusual para el pueblo inglés. El cielo perennemente encapotado incluso deja pasar algún rayo de sol en una ciudad asolada, ennegrecida y transitada por los fantasmas de lo que se llevó la guerra, mientras los británicos supervivientes y victoriosos de la Segunda Guerra Mundial padecen un racionamiento sin precedentes. No obstante, hoy no importa. El pueblo ríe y festeja el compromiso de la princesa Isabel.

Sobre todo, Ann Hughes y Miriam Dassin, a quienes se les presentará un trabajo que no podrán rechazar. Bordadoras en un famoso taller, jamás pensaron que sus manos de clase trabajadora llegarían a crear los bordados que decorarían el vestido de la novia, de la futura reina de Inglaterra. Una oportunidad única. Unos datos que descubriría Heather en la actualidad, tras recibir el legado que Ann, su abuela, le dejaría y que inevitablemente la llevaría a cuestionarse todo, y a descubrir una vida y un pasado que jamás pensó que su antecesora había vivido. 

Jennifer Robson nos sumerge, a través de su pluma, en esta novela de ficción histórica llamada de El vestido. De apariencias, ilusiones y engaños. Trasladándonos de esas calles y esos talleres de confección del siglo XX, al presente, a la investigación de Heather. Grandes incógnitas surgen en el transcurso de la historia y tan sólo una única verdad demoledora. Hablamos con Jennifer Robson, creadora de esta historia, para que nos cuente los entresijos de esta singular trama. 

Getty Images
 ¿De dónde sacaste la idea para la novela?  

Mi libro anterior, Buenas noches en Londres que termina durante el último día de la Segunda Guerra Mundial, me suscitó un mayor interés por cómo debió ser haber vivido en esa época y lentamente me di cuenta de que los sacrificios y las privaciones que había en tiempo de guerra continuarían tiempo después. Me imagine ese escenario, pero sabía que sería una historia bastante tediosa y deprimente si escribía únicamente sobre la miseria de la posguerra. Necesitaba un contrapunto, un momento de esperanza en medio de la penumbra, y lo encontré en la boda real de 1947.  

La mayoría de sus novelas tienen lugar durante la posguerra. ¿Por qué? ¿Qué tienen las secuelas de la guerra que te llaman la atención? 

Si soy sincera, creo que el periodo posterior a una guerra es tan dramáticamente interesante como la propia guerra. Todo lo que ha sufrido y perdido la gente, todas las formas en que sus vidas han sido cambiadas, todas las esperanzas de un mundo mejor que no se materializan... todas estas narrativas son oro para un novelista.  

Parte de la historia gira en torno a la confección del vestido de novia de la reina Isabel II. ¿Por qué optó por esta pieza de ropa especifica en lugar de su vestido de coronación, por ejemplo? 

El vestido de novia es el punto central de El vestido, pero mis heroínas Ann y Miriam y la forma en que aceptan todo lo que han perdido durante la guerra son el corazón de la historia. Si hubiera preparado el libro en 1953, cuando se hizo el vestido de coronación, habría sido un libro muy diferente. Diré que todavía estoy interesada en escribir sobre el vestido de coronación, ¡pero aún no he descubierto la mejor manera de hacerlo! 

La fabricación de este vestido trajo felicidad y trabajo en el Reino Unido durante un momento crítico. Cuál es su postura sobre el hecho de que algunas novias reales (como Meghan Markle) han decidido hacerse su vestido de novia en otro país? ¿Deberían hacerse siempre en el Reino Unido? 

El vestido de la Duquesa de Sussex fue diseñado por una mujer británica, Clare Waight Keller, y creo que es perfectamente razonable que el vestido se haya realizado internamente por la casa de Givenchy en Francia. La Duquesa de Cambridge (Kate Middleton) será reina algún día, así que puedo entender la necesidad de que su vestido haya sido diseñado y creado en Gran Bretaña. El vestido de su cuñada (Meghan Markle) no tendrá la misma importancia históricamente, por lo que su procedencia no tiene la misma importancia históricamente, así que su procedencia es, también, menos importante.   

Esta novela está clasificada como ficción histórica … así que aquí va una pregunta predecible: ¿qué es real y qué es ficción?  

A menudo me encuentro con espacios en blanco dónde se sabe poco o, incluso, nada sobre un evento o una determinada persona; entonces es donde la ficción se hace cargo. Sin embargo, no invento nada para llenar esos vacíos en el registro histórico; más bien, siempre me hago una pregunta: ¿podría haber sucedido? ¿Es realmente plausible? Sólo entonces lo incluyo en mi trabajo. El equilibro entre acontecimientos y personajes reales e imaginarios difiere con cada escritor. En mi caso trato de adherirme al registro histórico tanto como sea posible.  

Esbozo de Norman Hartnell Getty Images
¿Crees que es justo para los lectores mezclar ficción y no ficción en el mismo libro o deberían ser lo suficiente maduros como para darse cuenta de que la ficción histórica no debe tomarse al pie de la letra? 

En mi opinión, los lectores son inteligentes y exigentes, son capaces de comprender que hay un límite a lo que un escritor puede conocer realmente cuando él o ella están separados de esos acontecimientos históricos por décadas o siglos. La memoria humana es falible, los registros que dejamos atrás son invariablemente incompletos y en algún momento cada escritor tiene que intervenir e imaginar qué pasaría sí sucediera esto o aquello. Y ahí es donde la magia se puede encontrar en manos de un escritor que no sólo es un buen narrador de historias, sino también un historiador competente. 

En cuanto a otros aspectos de la novela ... la historia gira en torno al bordado de la abuela, pero ¿qué sentido hay en que ella se lo deje a Heather? 

Sin revelar demasiado la historia, la abuela de Heather vive con secretos durante gran parte de su vida y el más terrible de todos –uno que no quiero revelar aquí– es tan doloroso para ella que no puede soportar hablar de eso con nadie incluso después de muchos años. Al principio, su silencio sobre su vida temprana, que mantiene hasta su muerte, es desconcertante para su nieta, y aun más cuando Heather hereda un conjunto de flores bordadas de su abuela. Creo que la decisión que toma su abuela de escribir "a Heather" en el recuadro que contiene los bordados es muy importante, ya que es una pista, de alguna manera una invitación, para que Heather descubra la verdad. 

 
Marina Vázquez

Marina Vázquez

Mi infancia ha estado siempre acompañada de un lápiz y una libreta, dónde daba vida a miles de historias. Así supe que mi pasión y vocación era escribir; comunicar. La música y la literatura han estado presentes en cada día de mi vida. Sin un estilo fijo, siempre variando. Extrovertida y seria. Puestos a decir también un defecto, he de destacar que tengo mal despertar, pero nada que un buen café no lo pueda hacer más llevadero.

Continúa leyendo