Esto es lo que hubiera pasado en Sexo en Nueva York 3

Puede que la cinta nunca vea la luz pero... si lo hiciera, sería una catástrofe para las fans de los novios de Carrie. Concretamente para el #teamBig.

carrie
IMDb

Somos fans incondicionales de Sexo en Nueva York. Es más, creemos que los capítulos de la serie son algo así como una sagrada biblia fashionista. Todo lo que llevamos lo vimos primero en la Gran Manzana. Y todo lo que nos ha pasado en materia amorosa, lo vimos también (y vivimos) de first hand en los capítulos de Sex and the City. Especial mención al momento donde dejan a Carrie a través de un post it. Lo siento. No puedo. No me odies. Sin duda, hoy más que nunca, #todassomosCarrie (y por ello, recopilamos una lista de excusas que son la crème de la créme).

Por eso, la noticia de que no habría tercera entrega truncó nuestros sueños, dejándonos con ganas de más. Nos partió el corazón (como todos y cada uno de nuestros ligues). Pero ahora, que se ha desvelado el guion de la cinta, no estamos tan seguras de querer otra película más...

Es más, creemos que vivimos en paz y tranquilidad con las seis temporadas, las dos cintas y todos los estilismos que nos han dejado sus cuatro protagonistas como legado. Porque, lo que le costó a Carrie casarse por fin con Mr.Big fue una auténtica odisea. Y no metáforicamente. El sufrimiento, sin duda, fue real.

Por lo que la parte en la que se decide matar a Big y convertir a Carrie en la viuda mejor bien vestida de Nueva York no es precisamente el happy ending que nos esperabámos. Para nada. Vale que la vida es dura. Y que no todo puede ser color de rosa, pero para un chico malo en la faz de la tierra que al final se da cuenta de sus sentimientos... ¿por qué hay que matarlo? Y además, la forma en que los guionistas querían hacerlo tampoco era algo esperanzador. Con la crónica de sucesos en la serie nos hubiéramos esperado algo glamuroso, un accidente en el Upper East Side o algo digno de una grand finale como se merecería la trama. Pero no, Big hubiera muerto de un ataque al corazón en la ducha. No podemos contener nuestras lágrimas solo de pensarlo.

giphy

La trama se centraría en Carrie y en cómo sus amigas la apoyan tras la dura pérdida. Sin duda, nosotras también habríamos necesitado ayuda después de un shock tan grande. Muy big, diríamos.

Menos mal que la rivalidad en la vida real de Kim Kattrall y Sarah Jessica Parker se ha entrometido en esta idea tan desagradable para que las que somos #teambig.

Como ahora, no hay manera de que este complot se lleve a cabo ya que Cynthia Nixon (aka Miranda) está metida en la política (aunque no será gobernadora de NY, siempre lo será en nuestros corazones) y Sam y Carrie no están precisamente en los mejores términos... lo único que nos queda es una tarde (o varios días) de sofá, manta y una infinidad de capítulos para reflexionar sobre el amor, la moda y la amistad.

A veces, terceras partes nunca fueron buenas. 

CONTINÚA LEYENDO