Vídeo de la semana

Bruna Cusí es la actriz española que está a punto de coronar Netflix

En la película de los hermanos Pastor, la actriz catalana se convierte en la presa de Javier Gutiérrez. Más adelante, en 'The Alienist', paseará con Dakota Fanning por el siglo XIX neoyorquino.

cusí hermes
En Desert City, Bruna Cusí lleva vestido blanco con bolsillos de Hermès.

Si en una noche de primavera septentrional, una se prepara una sopa de letras, pusiera de fondo una comedia negra protagonizada por un caballo antropomorfo y mientras consultara el móvil, saltando con la yema del dedo índice de acá para allá, entre la cronología de Instagram y el timeline de Twitter, las probabilidades de que en un descuido el abecedario de pasta conformara el nombre de Javier Gutiérrez no serían, bajo concepto alguno, desdeñables. El actor aparece. Siempre lo hace. Siempre está ahí. En los carteles de las películas y en los créditos de las series más inquietantes, y pulidas, de la última década. Bruna Cusí lo sigue de cerca. Su trabajo es consistente, seguro. Aparece en los títulos de fondo de armario, en los que se recomienda invertir porque no pasan de moda, esto te va a durar toda la vida.

En Hogar es Gutiérrez quien persigue a Cusí. Su personaje, Javier, pierde su salario de ejecutivo. Y su casa. Lara (Cusí) y su familia, con Mario Casas como marido, se convierten en los nuevos inquilinos. Y en la obsesión de Javier. Quiere recuperar su vida. Repta hasta ellos en silencio. En el thriller de Netflix, el terror es la apariencia de normalidad. El monstruo es la obsesión.

cusi 4 bruna hogar netflix
En 'Hogar', la obsesión de Javier Gutiérrez, de espaldas, es el villano. Fotograma: Netflix.

“Me cuesta mucho dar opiniones públicas. Las prefiero en una cena con amigos, no al mundo en general. No soy filósofa ni escritora. No sé qué importancia puede tener lo que yo diga".

La de Cusí es el futuro. El pasado está sellado. Verano 1993 le hizo recoger el Goya a la mejor actriz revelación y su trabajo con Netflix la ha llevado al set de rodaje de la segunda temporada de The Alienist, la serie protagonizada por Dakota Fanning, Luke Evans y Daniel Brühl. Pero lo que está por venir le preocupa. Intenta controlar lo que va a suceder. Pero se empieza a dominar. Si siempre imagina que pasa una cosa y al final sucede otra. A la obra de teatro que está escribiendo también le da vueltas. Lleva seis años con ella.

Bruna Cusí, con abrigo crudo sin mangas de Zara
Bruna Cusí, con abrigo crudo sin mangas de Zara. Realización: Rut Baticón.

Donde pasa menos tiempo es en casa. No tiene un lugar fijo. Su hogar es su “tribu. Voy de Barcelona a Madrid y volver a casa es volver a mi familia y a la familia escogida, a los amigos, una pareja. Mi casa ahora son cajas”. Solo permanece un póster de Bob Dylan que compró con 18 años en Dublín. Las fotografías que imprime y enmarca también viajan con ella. Las prefiere en papel.

Las redes sociales, con serenidad. Twitter no le acaba de gustar. “Me cuesta mucho dar opiniones públicas. Las prefiero en una cena con amigos, no al mundo en general. No soy filósofa ni escritora. No sé qué importancia puede tener lo que yo diga. Si eres actor y tienes una lucha, adelante. Lo que a mí me gusta es que la lucha esté en el trabajo que yo hago, en poder hablar de temas para que se pueda reflexionar a través de las películas y las obras de teatro que hago. Lo que hay que reivindicar es nuestro oficio. Cuenta historias e ideas. Ayuda a que vivamos mejor”.

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo

#}