La columna de Barbarella: el origen de San Valentín

La tradición nació de la decapitación de un médico romano, en el año 270, que casaba a escondidas a los soldados con sus novias

SAN VALENTIN sexo

¡San Valentín! ¡Oh querido San Valentín! Para una mujer que ama intensamente como lo hago yo (y como sé que lo hacemos muchas) San Valentín es una fecha especial. Señalada en el calendario como el 14 de febrero por su onomástica cristiana, pero con una connotación romántica especial y diferente a lo que la religiosidad atañe.

Alrededor de San Valentín hay mucha controversia. Para empezar, diremos que ya en la Antigua Roma se celebraban por estas fechas las Fiestas Lupercales en las que, durante tres días, las mujeres eran azotadas con látigos hechos de piel de cabra y perro (e impregnados con la sangre de estos animales) porque, creían, este ritual les otorgaba fertilidad.

Lo que se hubieran ahorrado esas pobres muchachas si supieran lo que sabemos ahora sobre fertilidad, folículos, reservas ováricas, etc. Para variar, la mujer siempre el objeto pasivo, esta vez de un rito que, si no voy a tachar de cruel, sí de desagradable y, obviamente, nada efectivo.

En cualquier caso, allí estábamos nosotras: sufriendo por nuestro amor. Recibiendo azotes por nuestra fertilidad, y no de aquellos que tanto caldean el ambiente estos días en la cama (si es que eres de las que le gustan los cachetazos, claro. Siempre con consentimiento, amigas. Esa es la clave del buen disfrute), sino de los que mezclan tu sangre con la de un animal muerto.

En este punto me planteo si Tarantino no conocerá el festejo de Lupercalia, si lo conociera estoy segura de que ya habría metido la referencia en alguna de sus películas ¿no? En fin, en estas estamos que siglos más tarde el papa Gelasius I instauró el día 14 de febrero como el día de fiesta de San Valentín.

¿Pero quién era realmente ese tal Valentín?

La Enciclopedia Católica dice que cuando hablamos de San Valentín probablemente nos estemos refiriendo a uno de estos tres hombres:

  1. Un médico romano, convertido a la fe católica y que el emperador Claudio II “El Gótico” mandó ejecutar en el año 270.
  2. Un obispo de la actual ciudad italiana de Terni, cuyos restos se conservan en la basílica de la ciudad.
  3. Un obispo de Recia del siglo V que fue enterrado en el Tirol italiano.

Sin embargo, la historia más conocida es la del primer sacerdote, el médico romano que fue decapitado por amor. ¿Por amor? Sí, por amor.

Cuenta la leyenda popular que el emperador romano Claudio II prohibía a los jóvenes soldados casarse porque consideraba que los jóvenes estarían más centrados en sus labores militares si no se desposaban con nadie y ahí nuestro santo (y mucho antes de que nos lo cantara Amy) debió pensar ‘no, no, no'. Y se lio la manta a la cabeza y empezó a casar, a escondidas y en contra de la ley, a todas aquellas parejas de jóvenes soldados que se lo pidiesen.

Ahora quiero que nos movamos unos mil años hacia delante, hasta 1382. Ese año Geoffrey Chaucer, autor de Los cuentos de Canterbury, escribió el poema Parlamento de los pájaros en el que se menciona por vez primera el Día de San Valentín como un día dedicado a los enamorados y fue, más o menos, a partir de este momento que el 14 de febrero se tornó rosa-corazón, un día dedicado al amor.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS