Estos son los libros de los que todo el mundo está hablando

Por aquí pasarán novelas, varios cuentos, algún ensayo y un poco de poesía. Acaban de salir del horno. De la imprenta. Si en tu biblioteca se admiten nuevos inquilinos, tu lista de la compra es esta.

Unsplash

Aquí solo llegan los mejores. Son los que cada mes alcanzan la mesa más cuidada de las librerías, la que no está en la entrada, sino un poco más allá, en el centro, a la derecha. Verás algunas de sus cubiertas en el metro y a sus autores, en las entrevistas de domingo. Son los libros que querrás regalar en cenas y en cumpleaños, a tu familia y a tus amigas. A las mejores. Por aquí pasarán novelas, varios cuentos, algún ensayo y un poco de poesía. Acaban de salir del horno. De la imprenta. Ya están en las estanterías, en las páginas de reseñas, en los podcasts de cultura y en las tertulias radiofónicas y en las conversaciones de merienda. Si en tu biblioteca se admiten nuevos inquilinos, tu lista de la compra es esta.

'El sol en la cabeza', de Geovani Martins

Ed. Alfaguara

En su primera recopilación de cuentos, con diálogos rápidos y ojo fino, el brasileño Geovani Martins restriega en 115 páginas el don que convertía a los ancianos en chamanes: el de convertir cualquier anécdota en una historia. 

'Felicidad', de Mary Lavin

Ed. Tránsito

En Irlanda un jardín necesita pulirse. Nada extraordinario. La gota de sangre a los pies de Iris sí que no estaba prevista. Con Mary Lavin, la familia se recuenta en cinco relatos. 

 

 

'Temporada de avispas', de Elisa Ferrer

Ed. Tusquets

Los hospitales no huelen mal. Tampoco bien. Solo "fuerte". Eso dice Nuria. Tiene el recuerdo tan fresco como su prosa: su padre, tras años desaparecido, está en la UCI. 

 

'La sombra de la duda', de Edith Wharton

Ed. Huso

Kate se ha casado con el marido de su difunta mejor amiga y no todos tiran cohetes. Lo único que tiran es su nombre a los leones. En la única obra de teatro de Edith Wharton, descubierta en 2017, germina la ironía de sus novelas. 

'A veces estoy contenta, pero tengo ganas de llorar', de Jens Christian Grondahl

Ed. Tusquets

El verso del título es de Ingemann, el poeta danés. La historia es la de Ellinor, una mujer al borde de los setenta que acaba de quedarse viuda y quiere reconciliarse con su amiga Anna: el difunto era antes su esposo. 

 

 

'El placer', de Guy de Maupassant

Ed. Periférica

En tres cuentos de Maupassant el director Ophüls encontró una película y una confirmación: el ser humano no debe aspirar a la felicidad, sino al placer. En lo que dura una merienda, 76 páginas, los relatos del francés llenan de sátira el plato.

 

 

'¿Puede prestarme su pistola, por favor?', de Lorenza Mazzetti

Ed. Periférica

Penny quiere alienarse. Está harta de la libertad, de tanto libre albedrío. A ella, que la sometan. En la última novela de la sobrina de Einstein, una joven viaja en tren por una ciudad subterránea para excavar en sí misma.

 

 

 

'El niño que comía lana', de Cristina Sánchez-Andrade

Ed. Anagrama

Una nodriza amamanta a un perro y una marquesa viaja a la infancia frente a un pedazo de pollo. Los protagonistas son descomunales. Los cuentos, redondos.

 

 

 

'Infelices', de Javier Peña

Ed. Blackie Books

Acabó la universidad y se esfumaron sus  grandes planes. En el debut de Javier Peña, Eros y Tánatos, la vida y la muerte, marcan el ritmo. El humor suave del gallego infla y exprime los años que pasó escribiendo discursos para los consejeros de la Xunta. 

 

 

'Las madres no', de Katixa Agirre

Ed. Tránsito

 

Ella está al borde del parto. Otra acaba de matar a sus gemelos. En una novela que se revuelve con el ensayo, la puerta del infierno se abre "de mala gana y con las mejillas sonrojadas".

 

'Quiero escribirte esta noche una carta de amor', de Ángeles Caso

Ed. Lumen

La cita es de Mansfield. Y eso hace. Ella y catorce escritoras más. Ángeles Caso filtra el amor con las mejores plumas de la historia.

 

Charo Lagares

Charo Lagares

Iba para registradora y le dio por pensar que el dinero no daba la felicidad. Ahora quiere ser como Dorothy Parker. Solo ha conseguido sus ojeras.

Continúa leyendo