Luis Brea: hágase la luz

El madrileño acaba de publicar su tercer disco, 'Usted está aquí'. Un LP repleto de novedades entre las que están una interpretación vocal más luminosa y se palpa la alegría que produce despojarse de los prejuicios.

luis brea
Foto: Óscar Lafox

A Luis Brea (Madrid, 1973) le ha cambiado la perspectiva vital. Ya no es aquel tipo sombrío con los cristales de las gafas ahumados, ni tampoco el que convierte en algo romántico y melancólico las noches que terminan haciéndose día. Ya no susurra cuando canta y no hay ni rastro de esa etiqueta tan manida (el Julio Iglesias de Malasaña) que se ganó a propósito de su primer trabajo, Hipotenusa. Brea acaba de publicar su tercer disco: Usted se encuentra aquí. Una colección de 11 canciones en las que se ha dado permiso para abrise al mundo y dejar de estar entre tinieblas. Algo que ver tendrá su recién estrenada paternidad, su cambio de management y sus ganas de mejorar como autor e intérprete. A pocos días del concierto de presentación de su nuevo trabajo, Marie Claire charló con él en el lugar en el que comenzó su andadura musical: Malasaña.

En una de tus entrevistas de promoción de tu anterior disco, Luis Brea y El miedo, nombraste una cita de Keith Richards que decía: “He llegado hasta aquí porque me he preocupado en saber quién soy”. Y resulta que tu disco se llama Usted se encuentra aquí. ¿Cuál es ese aquí en el que te encuentras ahora?
El título tiene muchas caras. Es el contrario del disco de Nacho vegas Usted desaparezca aquí. No había pensado en el punto en el que me encuentro yo. Pero sí que es un punto en el que hemos dado un paso adelante con muchas cosas. Creo que tenemos la convicción de hacer las cosas de otra manera, le dedicamos más tiempo, pensar en la posibilidad de vivir tranquilos de la música.

Escuchando el disco, es evidente que tu manera de interpretar las canciones ha evolucionado.
En cuanto a nivel artístico ha habido una búsqueda en la voz para explorar. He hecho un proceso de exploración artístico y energético. Necesitaba hacer más cosas y explorar hasta a donde podía llegar. He cantado y ensayado mucho yo solo. Ya no ensayo en casa, sino en el local. Ya no canto al oído, me puedo separar un poco más y ponerle potencia. Todo ha surgido en el local. En el anterior disco solo estuvimos una semana ensayando. En este hemos estado seis meses trabajándolo. La gira del anterior disco ha durado dos años por eso he tenido tiempo para explorar. No sé dónde voy, pero espero encontrar mi evolución como artista.

¿Por qué decides convertir El miedo del nombre de tu disco al nombre de tu banda?
Lo propuse grabando el disco de El Miedo en Reno. Vi que nos consolidamos como banda, que funcionaba y que éramos gente que tocamos juntos y que nos estamos haciendo amigos. Por eso convertimos el nombre del disco en el de la banda.

¿Qué referencias musicales has tenido para plantear la producción de este nuevo disco?
En cuanto a mi guitarra lo tengo claro: Kiss. Quería ese tipo de guitarra, que sonara a periferia con una técnica de alza púa. Estaba por un lado la exploración de mi voz y luego lo de la guitarra de Kiss. Ha sido un poco lo que me pedía el cuerpo. Estoy muy ligado emocionalmente, desde pequeño, a ese tipo de sonido. No recuerdo cuando empecé a oír a Kiss. Me ha influido mucho y me lo he llevado a mi terreno. Hay cosas en el disco que se parecen un poco a Teenage Fan Club, por ejemplo.

En la canción, Como una ola dices: ‘Lo que me acerca me aleja de ti / conozco esta zona.  ¿Has reflexionado sobre lo que nos atrae y nos repele a los hombres y las mujeres?
Habla un poco de esa negociación que debe de haber en las relaciones de parejas. En lo que tienes que ceder y en lo que tienes que exigir. En cómo se expresan las necesidades. Y me parecía que el ritmo de la ola sobre la arena lo representaba muy bien. También lo canto en Habanera. No encontraba el momento de recuperarla… Es de la época de Dicen por ahí. Y dije: ‘bueno pues la meto en medio del disco’. Está arreglada en plan fronterizo. Me gusta mucho. La letra es más sintética, más universal. Cuando pienso en ella creo que puede llegar a más público, aunque no lo he hecho de manera intencionada.

En las letras estableces mucha relación con colores, momentos del día, paisajes…
Si, hay un contacto con el exterior. Más luz. Creo que siempre he sido un artista bastante introspectivo que ha mirado a emociones de color azul oscuro. Y ahora hay más emociones conectadas con las percepciones del exterior. he sido padre; supongo que eso también ha influido. Esto más en el aquí, en el ahora, en lo que está ocurriendo. Estoy más abierto a tener contacto con todo. Antes tenía como un discurso en el que yo lo cerraba todo.

¿Cómo se hace uno valiente para salir de la introspección emocional?
Pues dándose permiso. Creo que crecemos en contextos donde se nos niegan determinados permisos. Con el tema de la voz algún amigo me ha dicho: ‘tío, es que no me hago’. Lo siento, pero es lo que me sale a mí y me doy el permiso para hacerlo. Crecemos con la perspectiva subjetiva de los bandos. Supongo que hay un interés comercial en que esté todo polarizado.

Como cuando a alguien que viene del indie se le tacha de mainstream porque llega a más gente, se vuelve popular o su sonido cambia...
Yo no sé dónde se genera eso. Ahora que lo has dicho, recuerdo haber leído alguna biografía de Beatles donde ya se les acusaba de eso en la época. Fue cuando se cortaron el pelo. A Bob Dylan le pasó.

Cuando empezó a utilizar la guitarra eléctrica...
No sé dónde está esa línea entre una cosa y otra.

Y, sobre todo, quien la dibuja.
No sé si hay algo de clasismo. Tiene lógica que sea así, de alguna manera. Pero es un coñazo porque te impide reconocer, quizá, que te gusta una canción de Bon Jovi.

¿De qué manera te ha cambiado la vida al ser padre?
Me ha hecho posicionarme en una posición más profesional de lo que hago en todos los sentido. Quiero ganar dinero y alimentar a mi familia. Es un instinto básico. Quiero que todo funcione. Ahora, en la prueba de sonido lo dejo todo cerrado. Antes no era así. Si voy a seguir con esto de la guitarrita, tengo que tomármelo en serio, dignificarla.

¿Estás implicado en la crianza de tu hijo?
Es muy pequeño aún y mi papel es un poco de Actor secundario Bob (risas). Pero imagino que si seré un padre comprometido. Estoy dispuesto a hacer lo que haga falta.

Te has cambiado de agencia de representación. ¿Por qué?
El management es algo muy importante para un grupo porque la oficina es quien te sitúa. Nosotros, con la anterior, teníamos la necesidad de tener más espacio. Hubo un contacto con Hook antes del Sonorama del año pasado que se consolidó después del festival. Ahora tenemos nuestra energía y la suya para sacar el proyecto adelante con más difusión.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS