16 canciones con las que tú también te obsesionaste en los 90

Esta década nos brindó una gran cantidad de canciones pop y baladas románticas perfectas cuyo atractivo parece estar cerca de la inmortalidad.

canciones famosas 90
Whitney Houston / Getty Images.

I will always love you de Whitney Houston (1992)

 

Indiscutiblemente, esta es una de las mejores canciones de amor de todos los tiempos. Su relevancia durante la década de los 90 solo es comparable al exitazo conseguido por la fórmula Titanic, Celine Dion y My heart will go on. Al igual que esta, I will always love you también pertenece a una película: El Guardaespaldas. Sin embargo, de su trama solo recordamos a Whitney Houston dándolo todo sobre el escenario gracias a temas como este, I’m every woman, Queen of the night y I have nothing.

Baby one more time de Britney Spears (1998)

Su vocecita de ardilla recién salida de la factoría Disney y su uniforme de colegiala sexy consiguieron que todos los ojos se fijaran en ella. Esto solo fue el principio de una carrera meteórica que ahora mismo se encuentra en pausa.

Spending my time de Roxette (1991)

El dúo sueco formado por Marie Fredriksson y Per Gessle venía de triunfar a finales de los 80 con temazos como It must have been love (incluido en la banda sonora de Pretty Woman), Dressed for success y The Look. Durante los primeros años 90 siguieron con la misma estrategia de canciones pegadizas y románticas, y Spending my time tuvo, incluso, su versión en español en 1996: Un día sin ti.

Gangsta's Paradise de Coolio feat L.V. (1995)

Este himno callejero fue el tema central de la banda sonora de la película Mentes peligrosas - protagonizada por Michelle Pfeiffer - y ganó dos MTV Video Music Awards en 1996 como Mejor vídeo de hip-hop y Mejor vídeo de una película. Tras el estreno del film, Gangsta's Paradise no dejó de sonar en todas las radiofórmulas gracias a las interpretaciones de Coolio y L.V., y también a que Stevie Wonder dio el visto bueno para que se utilizara el riff de su Passtime Paradise.

One headlight de The Wallflowers (1996)

O la canción con la que descubrimos que Bob Dylan tiene un hijo músico que se llamaba Jakob y que posee unos ojos azules tan impresionantes como estos.

Otro día más sin verte de Jon Secada (1992)

Adelante, sabemos que te están entrando unas ganas incontrolables de cantarla a pleno pulmón y con el corazón de par en par como Jon Secada. Es inevitable.

Barbie Girl de Aqua (1997)

Nunca supimos qué es lo que nos atrajo tanto de esta canción, si fueron las voces y las interpretaciones de Barbie y Ken de Lene Nystrøn y René Dif o su fantástico videoclip. Solo el single consiguió vender más de 8 millones de copias en todo el mundo.

Waterfalls de TLC (1994)

La canción más famosa de la girl band TLC trata sobre hábitos autodestructivos y sobre perseguir cosas que nos pueden hacer daño. La serie Scream Queens, de Ryan Murphy, la recuperó hace unos años como pieza central de su trama, que viaja a los 90 para contar detalles del pasado.

Don’t speak de No Doubt (1995)

Gwen Stefani escribió una canción sobre su ex y su ruptura que se convirtió en uno de los súper éxitos románticos de la década. Lo mejor de todo es que este ex - Tony Kanal, bajista del grupo - se encontraba siempre muy, muy cerca de ella cada vez que la interpretaba.

Wannabe de las Spice Girls (1996)

No entendíamos el significado de muchas estrofas de la canción, seguimos sin saber que es un zig-a-zig-ah, PERO todas quisimos ser una de las chicas del grupo (Victoria).

Zombie de The Cranberries (1993)

La inconfundible voz de Dolores O’Riordan y su imagen cubierta de oro en el videoclip nos hicieron amar esta canción que surgió como protesta tras uno de los atentados del IRA en 1993.

I want it that way de los Backstreet Boys (1999)

Todavía nos sabemos la letra de este mega éxito de una de las boy bands más importantes de los 90. También ellos siguen de gira, aunque se han tomado algún descanso desde entonces.

Genie in a bottle de Christina Aguilera (1999)

El primer single del primer álbum de otra ex estrella Disney nos volvió absolutamente locos, no solo por su sensualidad descarada, sino porque… ¡esa voz!

Bittersweet symphony de The Verve (1997)

Conocimos a Richard Ashcroft y al resto de su banda a partir de esta magnífica intro de cuerdas que todavía no nos hemos conseguido quitar de la cabeza. En su videoclip el cantante nos representa a todos en un día de furia.

Nothing compares 2 U de Sinéad O’Connor (1990)

Cualquiera que lleve la cuenta de las horas, minutos y segundos que han pasado desde que le rompieron el corazón se ha sentido identificado con esta balada de desamor profundo.

Song 2 de Blur (1997)

Tanto si eras fanática del brit pop como si no lo habías escuchado en tu vida, nadie fue capaz de escapar al embrujo de 'la canción del woo-hoo' de la banda de Damon Albarn porque estuvo, literalmente, sonando en todas partes y todo el tiempo.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo