Oscar 2019: un feminismo más discreto, la diversidad en su apogeo

La 91 edición de los Oscar se ha distinguido por garantizar, por fin, una gran diversidad cultural, tras años de polémicas ligadas a la ausencia de representación.

Getty Images

Las comparaciones son inevitables. Si bien la 90 edición de los Oscar destacó por reivindicaciones ligadas al feminismo, los premios de este año 2019 se caracterizaron por una celebración en toda regla de la diversidad. La Academia zanjó definitivamente la etiqueta del #Oscarsowhite, denuncia masiva dirigida a sus miembros por no dar una representación suficiente a los artistas de color entre los nominados, con nominaciones en varias categorías de profesionales de diferentes procedencias en esta edición.

Dos premios fueron atribuidos a actores afroamericanos: Mahershala Ali por su papel en Green Book y Regina King, por El blues de Beale Street. El actor ha marcado de forma muy especial la historia al convertirse en el segundo actor negro en recibir en dos ediciones seguidas un Oscar (en la edición anterior por su papel en Moonlight), tras Denzel Washington. Spike Lee, a su vez, recibió el primer Oscar de su carrera por Infiltrado en el KKKlan, ganador en la categoría de Mejor Guión Adaptado.

Getty Images

La película Black Panther se llevó nada menos que tres Oscar en las categorías de mejor vestuario, mejor diseño de producción y mejor música. El correalizador de Spider Man, Peter Ramsey, se ha convertido a su vez en el primer afro americano en ganar el Oscar a la Mejor Película de Animación. Todo un logro.

La victoria del actor de origen egipcio Rami Malek por su interpretación del fallecido cantante e icono Freddie Mercury en la película Bohemian Rhapsody es también representativo del cambio en la historia de los premios, y de forma más general, en el cine:“Gracias ti, Brian May, a ti Roger Taylor, por garantizar que la autenticidad y diversidad exista en la música, en el mundo y en todos nosotros”, declaró el joven actor en el marco de su emocionante discurso, tras ganar la estatuilla. Alfonso Cuarón, galardonado por su película Roma, confirmó a su vez una apertura cada vez mayor del cine internacional, y en concreto de los realizadores latinoamericanos. Guillermo del Toro había sido galardonado la pasada edición por La Forma del Agua.

La igualdad: un éxito parcial

Getty Images

Aunque el feminismo haya tenido una presencia más limitada en esta edición (¿quién pudiera superar al discurso deFrances McDormand en la pasada edición?), la igualdad parece abrirse también paso de forma contundente en los premios.

Prueba de ello fue la victoria de las dos realizadoras del documental Period. End of Sentence, Kayra Zehtabhci y Melissa Berton, quienes se atrevieron a tratar el tema de la menstruación, tabú en la India. De igual manera, Domee Shi, realizadora de la polémica película de animación Bao se llevó la estatuilla, a imagen y semejanza de Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin por la película documental Free Solo. Greg Cannom, Kate Biscoe y Patricia Dehaney ganaron el Oscar en la categoría de Mejor Maquillaje y Peinado.

Cabe recalcar aun así la ausencia de presencia femenina en las categorías de mejor dirección o realización y un balance de lo más sorprendente: los ganadores casi triplicaron a las ganadoras. Un desequilibrio que viene a confirmar el esfuerzo que aún cabe realizar en este ámbito.

Diversidad sí, pero definitivamente, un largo camino por recorrer.

CONTINÚA LEYENDO