#NetflixCéntrate: ¿por qué las películas de amor navideñas nos deprimen?

Este año hemos sufrido una revelación. Las películas de amor de la plataforma nos encantan, no hay duda... pero tenemos sentimientos encontrados.

Netflix

Dado nuestro estatus sentimental actual, es decir: "más solas que la una", como diría nuestra abuela, tenemos algo que confesar. Netflix se ha convertido en nuestro compañero de vida. El estreno de Élite nos alegró el fin de semana hace ya varios meses. Sí, seguimos pensando en Las Encinas. Las películas de amor de la plataforma nos siguen dando esperanza y a medida que se va acercando la Navidad, las cintas sobre Papá Noel y el amor navideño hacen que nuestra alma de Grinch no concentre tanto odio

 

 

Sin embargo, nosotras que somos muy de pensar (y de ver) y que en efecto, nos hemos visto todas las películas de Navidad habidas y por haber de la plataforma, nos hemos dado cuenta de algo. El amor está bien, la alegría navideña mezclada con regalos y más amor también, pero Netflix, este año te has pasado. Las historias de las películas son cuanto menos inverosímiles (más de lo normal) y nos han creado una mezcla de estupor y sentimiento de tristeza, porque... los romances así no existen. Vale que son películas. Lo sabemos. Y vale también que son películas de amor navideñas. Lo sabemos. Pero bajo el hashtag #NetflixCéntrate pedimos algo de verosimilitud, porque nuestros días Bridget Jones no se arreglan con historias de amor perfectas.

Queremos que las historias de amor acaben bien, claro que sí. Pero en el fondo queremos sentirnos identificadas con los personajes, aunque sea un poquito. Y (SPOILER) un chico al que conoces desde hace tres semanas no te compra un hotel al lado de una estación de esquí porque está enamorado de ti. Seamos realistas. Nosotras somos incapaces de que alguien nos conteste a los mensajes durante dos semanas seguidas...

¿Quieres saber de qué hablamos? Sigue leyendo. Dos pistas: si estás emparejado míralas todas, lo más seguro es que acabes en otros enseres. Pero si como nosotras, solo te acompaña tu perro... piénsalo dos veces. O ten Tinder muy a mano. O aprendete de memoria nuestra lista (infalible) de solteros de oro

The princess Switch

Volvemos a ver a Vanessa Hudgens en la pequeña pantalla. Eso sí, en versión doble. Si eres fan de la película de Lizzie McGuire (sí, fans: hay película) y de las historias de gemelas perdidas por el mundo, necesitas ver esta magistral creación. Magistral por los actores, sobre todo por el panadero (cuándo la veas, sabrás a lo que nos referimos). ¿Lo que hemos amado? La naturalidad con la que se trataba el hecho de que alguien exactamente igual que tú pasee por el mundo. Súper normal. ¿Lo que nos deprimió? El exceso de felicidad y facilidad con la que los personajes se emparejaban y dejaban fluir los acontecimientos. ¿Y si los sentimientos no llegan a ser recíprocos?

Navidad Nupcial

Estás a tiempo, huye. Porque esta nos ha dejado sin palabras. Si creías que ibas a recordar Gossip Girl viendo a Kelly Rutherford en la pequña pantalla estabas equivocada. ¿Lo que más nos ha sorprendido de todo? Kelsey, que organiza la boda de su prima Emily, se encuentra con un contratiempo: el guapísimo ex de Emily está decidido a sacar los trapos sucios del novio para destrozar la boda por un encargo. Emily no entiende nada, pero acaba enamorándose de él. ¿En qué mundo paralelo está bien salir con el ex de tu prima? No reproduzcas esto en casa.

El calendario de Navidad

Amamos los calendarios de adviento. Sobre todo los de belleza. Cuando pusimos esta película pensábamos que era nuestro sueño hecho realidad. Pero nada más lejos de la realidad. Adormiladas por los kilos y kilos de comida que habíamos ingerido antes de ponerla, debemos reconocer que nos dormimos a la mitad. Y no tenemos vergüenza en admitirlo. Eso sí, acaba maravillosamente, la protagonista se da cuenta que su mejor amigo es su gran amor y acaban haciendo todos sus sueños realidad. Algo fuerte si estás viviendo un momento Bridget Jones en todo su esplendor.

 

Un príncipe de Navidad: la boda real

La primera parte nos fascinó. En serio. Las navidades pasadas esta historia nos robó el corazón. La primera cinta, Un príncipe de Navidad cuenta una historia con la que nos sentimos identificadas. Una periodista investiga la historia real detrás de un príncipe. Y se enamoran. La siguiente parte cuenta la boda pero si os somos sinceras... no hemos sido capaces de acabarla. Los diálogos son bastante densos. La primera es mucho mejor. 

Una Navidad con vistas

La redacción es unánime en la opinión de esta cinta. La hemos visto entera. No era mala en exceso, pero... nos ha hecho replantearnos nuestra vida. Un exitoso chef se va a un hotel perdido en la montaña, se enamora de una camarera... y le regala por Navidad un hotel para que regenten juntos. Nosotras no somos capaces de conseguir que nos inviten a una cerveza... ¿Netflix por qué haces esto? Repetimos: un hotel. Un hotel. Un hotel.

Llorando a mares en 3,2,1... Somos #solterasyorgullosas pero a veces, es difícil.

CONTINÚA LEYENDO