Puesta a punto musical para los festivales. Hoy: US Girls

Queda nada para que empiecen las grandes reuniones musicales que se extienden desde la primavera hasta el final del verano y son muchos los deberes por hacer. En esta serie, te presentamos algunos de los artistas menos conocidos que no deberías dejar de ver.

Us Girls

QUIÉN. Estas US Girls son en realidad solo una, Meghan Remy. Una artista que dio sus primeros pasos en la música en grupos punk de su Illinois natal y que parece obsesionada por hacer de su voz un instrumento, un libro o una pancarta. Fanática de Bruce Springsteen, suele decir que a ella le gustaría encarnar la versión femenina de este ídolo del rock más comprometido, aunque su música no se parezca en absoluto. Ni el lujo ni la fama interesan a esta cantante y multiinstrumentista a la que le gusta ir a la contra y contar las verdades a la gente. Por eso a menudo regala sus propios collages con sus discos, y por eso le dijo que no a Louis Vuitton cuando la invitaron a actuar en uno de sus desfiles por el simple honor de hacerlo. La promesa de un futuro front row no era ninguna tentación.

DÓNDE. Cuanto tuvo un poco de uso de razón, Remy se mudó a la bohemia y hipstérica Portland, donde arrancó su carrera de verdad. Ahora lleva cinco años viviendo en Toronto (Canadá) con su marido, el también músico Slim Twig.

CUÁNDO. A pesar de que lleva publicando discos desde 2007, no ha sido hasta el año pasado, con su fichaje por el prestigioso sello 4AD y su nuevo disco, cuando su carrera ha dado un importante salto y su nombre ha empezado a circular como una de las revelaciones de 2015.

Meghan Remy

QUÉ. Half Free es un disco con el que la cantante ha querido exorcizar demonios, relatar experiencias personales y expresar sus opiniones políticas. Un conjunto de cuentos musicales, narrados en primera persona, en los que Remy se mete en la piel de diferentes mujeres, desde una adicta a la cirugía plástica a la viuda de un soldado muerto.

CÓMO. Pero ojo que todo lo anterior lo hace sobre bases rítmicas y sintetizadores que, con un pie en el pop, a menudo se cruzan con el r’n’b, la música disco o el reggae. Así que tranquila, también vas a poder bailarla. Un poco como si de una danza tribal se tratase, porque por momentos la voz de Remy tiene algo de grito hechicero, pero bailar en cualquier caso. Estamos deseando verla enfrentarse a Window Shades, uno de los mejores singles de su álbum, sola en el escenario y toqueteando un montón de máquinas sonoras mientras canta. Dicen los que la han visto que sus directos tienen algo de ceremonia profana.

POR QUÉ. Porque si existe algo parecido a un feminismo musical, US Girls podría ser ahora una de sus mejores encarnaciones. Y porque hay todo un tronco de la música popular de esta década que discurre por esta dirección, arty y estrafalaria, entre apocalíptica y hedonista, que no está mal conocer. Su último disco es excelente y así prometen serlo sus conciertos. Y también porque en breve la vamos a ver crecer, como han crecido Grimes o Julia Holter, artistas con las que tiene algunos rasgos en común. Que no te pille desprevenida la próxima vez que escuches su nombre.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS