Hinds: 'Somos cuatro tías superjóvenes que hemos montado todo este tinglado que es la hostia'

La banda madrileña formada por Carlotta Cossials, Ade Martín, Ana Perrote y Amber Grimbergen tocan el próximo 7 de enero en La Riviera (Madrid) como punto y final a la gira de su disco, ‘Leave me alone’

Hinds
Carlotta Cossials, Ade Martín, Ana Perrote y Amber Grimbergen son las componentes de Hinds/ Laura Palmer.

Hemos quedado en un quinto piso de la calle de Hortaleza, de Madrid. En la puerta nos espera Gus, mano derecha de Hinds. Carlotta y Ade Martín, guitarrista y cantante, y bajista de la banda a las que entrevistaremos, se están retrasando un poco. De pronto, para delante del portal un taxi del que se se bajan Carlota y su pareja, el Youtuber Jorge Cremades. Ambos aparecen cargados con bolsas y algunas cajas.

Resulta que este lugar en el que han citado a Marie Claire, es su casa; un piso del que cuentan que se han mudado hace poco más de un mes y que tiene unas vistas espectaculares.“Mira”, me dice Cremades. “Sal a la terraza. Hay buenas vistas”. Ya fuera, al mirar a la derecha, una parece estar en un pueblo: terrazas con plantas de aspecto familiar, con trastos acumulados, toldos sucios. Al mirar a la izquierda, el edificio de Telefónica de la Gran Vía aparece imponente para recordarnos que estamos en una ciudad tan frenética como encantadora y contaminada. “Estas vistas tienen un punto neoyorquino”, espeta el Youtber

Poco después de admirar el skyline, Cremades se marcha de casa y Carlota ofrece un café mientras habla con Gus sobre las televisiones que acudirán a su concierto del próximo día 7 en La Riviera de Madrid. “Para el concierto de La Riviera se está haciendo mucho ruido y se ha reunido información de qué es lo que ha hecho Hinds desde el principio. Ayer, Antena 3 y Televisión Española nos llamaron. Va a ser nuestra primera vez en la tele. Bueno, no; La Sexta nos sacó cuando ganamos un premio. También salimos en los conciertos de Radio 3, que lo emiten a las dos de la mañana en La 2”, cuenta la guitarrista con cierta retranca. 

Con este concierto pondrán punto y final a la gira de su primer disco, Leave me alone, gracias al que se han hecho unos 150 bolos. Han visitado países como Reino Unido, Japón o Estados Unidos y festivales como el de Glastonbury (por cierto, dos veces) además de haber recibido elogios de medios especializados tan importantes como NME o Pitchfork

Para hacer balance de todo lo que les ha pasado, Carlota y Ade, responden sentadas en el salón de casa de Carlota (café y pitillo en ristre) muy naturales y espontáneas aunque con un innegable aspecto de estar agotadas.

Después de 150 conciertos, ¿qué sensación tenéis?

Carlota: Siempre hacemos muchas metáforas con el mundo de los estudiantes. Es como cuando terminas Selectividad y te das cuenta de que has estado currando como una jabata y es el fin de fiesta, el fin de rodaje. El concierto de La Riviera es como el último examen.

Ade: Tenemos ganas de Madrid.

C: Sí, de quedarnos quietas. Porque tantos conciertos, pesan.

¿Os habéis exprimido demasiado u os han exprimido? Que hayáis tocando tanto, por tantos países, recuerda un poco a lo que sucedió con Lourdes Hernández, de Russian Red, que no paraba de tocar y salir en medios de comunicación.

C: Nosotras hemos ido diciendo que sí a todo, aunque con antelación. Hasta que no hemos vivido lo que es hacer 25 conciertos seguidos, dos días de descanso y luego otros 28 días de gira, pues una no sabe lo que es. No es que nos hayan engañado, ni mucho menos. Al contrario.

A: Hemos sido nosotras las que hemos dicho que sí a todo lo que hemos hecho. No nos han mandado un calendario con nuestros conciertos. Lo que pasa que somos nuevas y hemos girado mucho.

C: Nos iba pesando que los bolos seguían...

A: Girar no está hecho para todo el mundo. 

¿Es como un deporte de riesgo?

A: Bueno, es algo muy específico y muy exigente para querer seguir haciéndolo. Entiendo que haya gente a la que no le guste. Hay que encontrar una buena razón para hacerlo porque es muy duro, aunque es la hostia.

¿Qué ha sido lo peor de tantos conciertos?

C: Lo peor es estar donde de pronto no quieres estar. Cuanto más viajas y más mundo conoces, mejor sabes donde quieres estar. 

A: O, simplemente, cuando hemos llegado al tope. Nos decían que a las dos semanas ya te estas volviendo majara. Y es verdad. Cuando hay cansancio acumulado, vives en una furgoneta, cargas todos los días, luego ir al merchandising… 

C: ¡Y todo pesa mucho! Lo llevamos todo en la espalda cada vez que cogemos un vuelo. Todo es muchísimo trabajo físico y emocional. Es fuerte. Comes muy mal todo el rato. Comemos mucha mierda en las gasolineras y eso se nota porque no tienes energía y tienes hambre. Comemos nachos, pero eso no sirve para nada. Uno ve a una estrella del rock y es un tío así como ojeroso, delgado, algo enclenque… Pues es por esto, por girar. Todo es muy intenso. Echas de menos tu casa y lo único que quieres es un amigo… Ese tipo de cosas que hacen a un artista que esté medio ido. 

¿Qué os conecta con la realidad?

C: Madrid. No nos sentimos estrellas de nada. Nos sentimos que somos las más pringadas del festival, las que peor vestimos, las españolas, chicas, la barrera del idioma… 

Leave me alone
Portada del disco 'Leave me alone' de Hinds.

¿Habéis sentido machismo?

C: Sobre todo, en España, En América se lleva de otra manera. 

A: Es constante. Se convive con ello. No nos hemos vuelto más radicales pero nos hemos dado cuenta de cómo está el mundo. 

¿Qué creéis que se puede hacer para terminar con el machismo en la música?

C: Cuántos más grupos de chicas haya, mejor. Creo que a nosotras tampoco se nos ocurría hacer un grupo porque no teníamos referencias. 

A: Hay algo oculto, ahí. Se da por hecho que hay rivalidad en los grupos de chicas. Y eso no es así. Nos meten a todas en el mismo saco. Por eso mola cuando hay comunidad y sentimiento de hermandad. Que haya grupos de chicas significa que ellas saben por lo que estamos pasando. Nuestro equipo en América son casi todo chicas. 

C: Lo que más me gusta del proyecto de Hinds es que no solo abarcamos música sino que tenemos una manera de hacer las cosas, de publicar en redes sociales, en la que va implícita un mensaje: somos cuatro tías súper jóvenes que hemos montado todo este tinglado que es la hostia. No somos menos que los hombres, ni el aspecto musical ni en ningún otro. Basta ya. Históricamente ha habido muchos más hombres en el mundo de la música que mujeres. Y eso solamente se puede cambiar creando más historia.

¿Os imaginábais que llegaríais hasta aquí?

C: No. Aunque, bueno, al principio cuando Ana y yo montamos el grupo si que pasamos muchas horas soñando. Sí que sabíamos que éramos carne de cañón porque éramos chicas jóvenes que no habían tocado la guitarra hasta entonces. No somos chicas de conservatorio que montan un grupo porque coinciden en clase de violín (risas). Somos dos amigas que hemos cogido dos guitarras y nos hemos enamorado de la música porque nos flipa como suena. Y, entonces, sabíamos que el mundo puerta nos iba a meter caña. Por ser chicas también sabíamos que nos iban a meter caña, por como vestimos… Pero, también es verdad, que ha sido una sorpresa que nos hayan metido tanta caña. Teníamos claro que queríamos ser como somos, que no queríamos crear ningún personaje. Nos parecía muy interesante tener un grupo de música accesible, sin ese ego de artista. Y eso fue completamente una decisión. Desde las fotos de Instagram o las portadas. La portada del disco es después de haber tocado, sudadas. Para que se vea que somos así, que no tratamos de impresionar a nadie. Desnudarte tanto en el mundo artístico es verdad que te hace más vulnerable y duele mucho. Por eso nos dolía que desde el principio nos metieran tanta caña. Hemos aprendido a ser más fuertes y a no mirar. Todavía nos topamos con comentarios de Facebook que nos duelen. Una no está hecha para leer cosas malas tan tranquilamente sobre una y sobre su trabajo. 

Se ha hablado mucho sobre vuestra manera de tocar. ¿Cómo habéis encajado los comentarios que os tildado de malas músicas?

C: Lo guay es que tenemos dos perspectivas. En Japón y en otros sitios nos han preguntado por el segundo disco y estaban preocupados por si perdemos la esencia lo-fi. En cambio, en España, les preocupa todo lo contrario. No puede ser más obvio: no, no somos de conservatorio y nunca lo hemos sido. 

A: ¡Ya conocemos a mucha gente de otros grupos y hay tan poca gente de conservatorio! (Risas). Parece que nos hemos colado en la música y las únicas que no han estudiado música. El porcentaje de gente que lleva tocando el mismo tiempo que tiene de vida su grupo es alto. Entonces, claro, creo que es lo único que se les ocurre decir para atacarnos por estar donde estamos. Ya es ir a lo fácil. Cuando llevemos 20 años nos seguirán diciendo lo mismo. Sigue doliendo. Pero bueno, recomiendo a la gente que viaje y se vaya a Londres a ver algún concierto de gente que está empezando para que vean como tocan. A la gente le apetece quejarse y como han oído que no sabemos tocar pues lo dicen. 

C: Todo este tipo de comentarios creo que la gente pierde la razón. ¿Desde cuando la música va sobre hacerlo bien o hacerlo mal? En el arte no hay bien y mal. En la música te puede o no gustar algo pero no sonamos en los 40. Somos un grupo demasiado underground como para que nos odien tanto. Nos somos la canción del verano, no sonamos en los 40 Principales

A: En Intenet nadie sabe de lo que habla. 

C: La gente se vuelve idiota con un teclado delante.

Ser el grupo del momento os ha llevado a hacer muchas producciones de moda en las que os han cambiado vuestro aspecto, una de las señas de identidad que más reivindicáis. ¿Cómo os lo habéis tomado?

C: Normalmente fatal. Ha habido veces que nos hemos tenido que poner ropa que no queríamos y tener que oír que luego nos retocaban con Photoshop. No nos gusta que nos maquillen como a modelos porque no lo somos.

A: Como somos chicas y nos dicen que nos tenemos que poner sin tenernos en cuenta. A cualquier grupo de tíos no se lo hacen. Mandamos las tallas siempre y luego nunca hay porque son de showroom, muy pequeñas para nuestro cuerpo. Nos hacen pasar mal rato porque hay ropa que nos hacen probarnos que no nos cabe. Me parece innecesario. Lo que más nos jode es que solo nos pasa en España. En Londres y en América no nos pasa.

C: Fuera respetan mucho. Nos preguntan qué nos parece la ropa, como nos maquillamos habitualmente para que ellos nos lo hagan así… Se interesan por retratarnos a nosotras y nuestra esencia. Aquí tenemos la sensación de que hay que pelear mucho para que nos respeten.

A: Antes, al principio, nos callábamos. Pero ahora parece que solo una especie de monstruos que dicen que no se ponen esa ropa, que no se maquillan y quedamos fatal.

C: Cada vez que entramos a una sesión decimos: ‘¡venga chicas, seamos Madonna!’ (Risas). Pero luego no podemos (risas).

¿Cuál es vuestra relación con la moda?

C: A mi la moda me gusta. Creo que no en los mismo términos que una persona como tú que trabaja en una revista pero nos encanta ir de compras. Tenemos un gusto definido.

A: No nos ponemos lo primero que pillamos. Puede parecerlo pero es verdad.

Las cuatro integrantes de Hinds.
Las cuatro integrantes de Hinds/ Griffin Lotz.

Parece que representáis a una generación que ha dejado de ser nini para ser hipster y ser más emprendedora.

C: Como claramente hemos crecido con la crisis, sabemos que papá Estado no te va a dar curro. Creo que esto es algo positivas. Somos cuatro chicas muy emprendedoras.

A: Nos hemos rodeado de gente emprendedora. Cuando íbamos a la uní, nuestros amigos no eran los compañeros que iban clase y ya está. Nos hemos unido a gente que tenía sus proyectos.

C: Antes de empezara tocar juntas íbamos a conciertos de los Nastys, aunque no nos conocíamos. Supongo que moverte por el mismo círculo rehace tener los mismo intereses.

¿Cómo se sienten vuestros padres al ver que os está yendo tan bien?

C: Muy bien. Están aprendiendo mucho; bueno, como nosotras. Si no tienes a nadie cerca no sabes cómo funcionan los engranajes del mundo de la música. 

Entre vosotras, ¿qué tal están funcionando las cosas?

A: Si eso no va bien, estás en la mierda. Es súper complicado. 

C: No discutimos mucho. Pero cuando discutimos, se pasa muy mal.

¿Qué concierto vais a ofrecer el día 7 en La Riviera?

C: creo que va a ser fiestón total y que nos vamos a emborrachar mucho. Habrá invitados y luego haremos after party en la sala Ocho y ½.

¿Ya tenéis pensado cómo será el próximo disco?

C: Tenemos dos demos grabadas sin letras cerradas con un productor estadounidense. Estamos en este momento en el que de pronto nosotras queremos una cosa y otras personas quieren otra. Nosotras no queremos gastar tanto dinero porque no lo vamos a saber aprovechar. Nosotras tenemos una manera muy específica de aproximarnos al estudio que es muy parecida a la que tenemos en directo. Pero claro, ellos quieren vender un millón de discos… Si que es verdad que nos apetece pulir más este segundo disco pero es que eso es tan sencillo… (risas). Tenemos ahora enero y febrero para componer y en marzo grabamos en el estudio de Paco Loco. A ver si nos da tiempo a hacer un disco en dos meses. 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS