Todo lo que debes saber sobre 'La casa Gucci'

Te contamos todas las curiosidades sobre la película que relata uno de los asesinatos más escalofriantes del mundo de la moda.

La casa Gucci ha rescatado uno de los grandes crímenes de la industria fashion y ha trasladado a la gran pantalla la historia de la viuda negra de Italia. La película de Ridley Scott protagonizada por Lady Gaga cuenta el asesinato de Maurizio Gucci, nieto fundador de la casa Gucci a manos de un sicario contratado por su exmujer Patrizia Reggiani, más conocida como Lady Gucci, que saltó a los titulares en 1995 por su implicación en el asesinato de su marido. Un crimen que conmocionó a la alta sociedad italiana.

Al reparto se unen Jared Leto, Salma Hayek, Al Pacino, Jeremy Irons, Jack Huston y Camille Cottin, despuntando Lady Gaga como Patrizia Reggiani y Adam driver como Maurizio Gucci que recrean el turbulento romance entre los herederos de la firma italiana. Ambos contrajeron matrimonio en 1972 con 24 años, una alianza que llegó a su fin en 1994, aunque bien es cierto que la relación se había roto 12 años antes, cuando tras regresar a Milán, Maurizio Gucci emprende un supuesto viaje de negocios a Florencia que no resultó ser más que una huida, ya que al día siguiente envió a un amigo a su casa en Milán para comunicarle a Patrizia que su matrimonio había terminado.

Una vez firmado el divorcio Patrizia seguía utilizando su apellido de casada, negándose incluso a responder si alguien se dirigía a ella como Reggiani, una escena que el creador del film no dudó en incluir en la película.

Al inicio de la investigación del asesinato la policía estaba centrada en otros posibles móviles del crimen relacionados con las disputas dentro de familia italiana o con los tratos comerciales de Maurizio Gucci. Finalmente fue una pista anónima, cuyo autor sigue sin saberse a día de hoy, lo que los llevó hasta Ivano Savioni, un portero de hotel con el que se había contactado durante la búsqueda de un asesino a sueldo, una pista clave que los condujo finalmente hasta Patrizia Reggiani.

lady gaga
Lady Gaga en 'La casa Gucci'

Lady Gaga trabajó minuciosamente su papel como la viuda negra de Italia, imitando el acento de Patrizia y mimetizándose meticulosamente con ella, un esfuerzo que fue más allá de la interpretación donde la artista no dudó en aportar prendas de su propio armario para el rodaje. Finalmente se hicieron 70 trajes únicamente para el papel de Patricia, donde cabe destacar la labor de Janty Yates como diseñadora del vestuario.

A pesar del éxito del largometraje, la historia no ha sido bien recibida entre la familia Gucci, disgustando especialmente a Patricia Gucci, hija de Paolo Gucci, que declaró en una entrevista su total desacuerdo con el retrato físico de su padre que interpretó Jared Leto y con el de su abuelo, interpretado por Al Pacino.  

En el film se expone la residencia de Aldo Gucci como un palacio del siglo XVI con sus jardines verdes y frondosos y un interior capaz de dejar boquiabierto a todo aquel que se asome a contemplarlo. Por suerte las escenas del rodaje en la vivienda del patriarca de la familia no se tratan de un simple decorado, sino de la Villa Balbiano, una lujosa estancia en el Lago de Como que estará disponible para alquilar como apartamento en Airbnb hasta marzo.

Las escenas de la película de Ridley Scott nos transportan a Roma, Milán, los Alpes y Nueva York, aunque la mayor parte del rodaje del film tuvo lugar en Roma. Los interiores se filmaron a solo 9 kilómetros del casco histórico romano, en Cinecittà, un conjunto de estudios cinematográficos donde se han rodado grandes películas de la historia del cine como Cleopatra, El padrino III y ahora también La casa Gucci. Si aún no has visto la película de moda, ¡este es el momento!

Noemí Valle

Noemí Valle

Periodista, melómana y amante de la cultura y la moda en todos sus formatos. No concibo la vida sin las pequeñas historias que la mueven y la desordenan, por eso mismo me empeño en escribirlas. Soy de las que viaja junto a una cámara y un libro ya sea al barrio de al lado o a la otra punta del planeta. Siempre guardo bajo la manga una canción, un fotograma o una cita con la que convertir un instante insípido en uno imborrable.

Continúa leyendo