'Trapped', la nueva serie nórdica que no te puedes perder

Los crímenes televisivos desembarcan en Islandia con la última serie-fenómeno

Trapped

A estas alturas, hablar del thriller nórdico como una tendencia parece algo del pasado. Desde que los libros de Henning Mankell abrieran el camino, cuando casi en cada casa de este país hay algún volumen de la saga Millenium de Stieg Larsson (y sus protuberancias) y vistas ya series espectaculares de factura escandinava que luego han tenido versiones americanas más o menos afortunadas, como The Bridge (Bron/Broen) o The Killing (Forbrydelsen), para muchos ya son más comunes las entrañas más oscuras de Mälmo que las de Boston o Philadelphia. Las noches eternas, los fríos inclementes y los crímenes espantosos. La podredumbre subterránea que esconden unas sociedades aparentemente perfectas.

Trapped

Ahora, después de recorrernos intensivamente las geografías y las perversiones de suecos y daneses, llega a la pantalla el thriller islandés. Y las premisas iniciales no pueden ser mejores: un territorio todavía más aislado, de paisajes casi mágicos y con una población irredenta, capaz de poner en la calle a sus líderes políticos cada vez que estos se salen del tiesto. En Trapped, la serie creada por Baltasar Kormákur y emitida originalmente por la televisión nacional islandesa que se ha convertido en uno de los últimos fenómenos en asaltar la pequeña pantalla, nos encontramos con un pequeño pueblecito de pescadores en cuya bahía aparece un cuerpo mutilado (un tronco humano sin cabeza ni extremidades: ya sabemos que los nórdicos, cuando se meten en la carnicería, no se andan con tonterías) al mismo tiempo que un ferry atraca en su puerto. La posibilidad de que haya un asesino en el pueblo parece remota, así que las primeras sospechas del jefe de policía (el excepcional Ólafur Darri Ólafsson), un enorme y entrañable padre de familia que arrastra una dolorosa separación y una oscura mancha en su pasado de agente en Reijkiavik, recaen sobre el pasaje y la tripulación del barco.

Trapped

Es entonces cuando entra en juego otro protagonista de la serie: una brutal tormenta de nieve que impide que desde la capital puedan llegar refuerzos y agentes especializados, y que deja el caso en manos de los tres policías del pueblo. Sus apacibles vidas cotidinas se verán  trastocadas, como las del conjunto del pueblo, cuando una serie de crímenes siga al descubrimiento inicial. Todo va pasando sin estridencias, porque la puesta en escena es austera y los tiempos pausados, a pesar de la sucesión de acontecimientos terribles. Y el miedo se irá apoderando poco a poco de una comunidad aparentemente idílica, pero en la que el malestar anida detrás de cada puerta en forma de adulterio, de prepotencia de los ricos o de simple aburrimiento en medio de un entorno hostil en el que la meteorología y la naturaleza le han ganado la partida al hombre. Ahora solo nos queda saber cuándo alguna plataforma se animará a emitirla en España. Pero allá por donde pasa, arrasa: en Reino Unido se ha convertido en uno de los éxitos de la programación invernal de la BBC, con The Guardian presentándola como la mezcla perfecta de Agatha Christie y el thriller nórdico. A ver si tenemos suerte y el deshielo primaveral permite que aquí podamos verla, finalmente, de una forma legal. 

Etiquetas: cultura

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS