5 trucos para ver películas de terror si realmente te dan mucho miedo (pero te mueres de ganas)

Más allá de mantener las luces encendidas, existen algunas tácticas que pueden ser muy útiles a la hora de superar el deseo de abandonar el cine o de pulsar el botón de 'stop'.

superar miedo peliculas
’Scream 3’ / Getty Images.

Por definición, el miedo es una sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario. Se trata también de un comportamiento humano totalmente natural que sirve como mecanismo de defensa y nos protege del sufrimiento o de hacernos daño. El miedo que experimentamos en el caso de las películas de terror es un miedo seguro e irreal. Sin embargo, algunas personas se asustan con más facilidad y experimentan ese miedo y sus consecuencias - como las pesadillas recurrentes - con más intensidad que otras.

Si crees que este miedo muchas veces te supera pero, lejos de renunciar a las películas de este género, te gustaría ser capaz de verlas sin pasarlo mal, debes saber que existen una serie de estrategias que puedes ir probando poco a poco para perderle el respeto a las películas de terror.

 

Reflexiona sobre qué es lo que verdaderamente te da miedo

Se trata de preguntarse si el miedo al que nos enfrentamos es un miedo ficticio o fáctico, teniendo en cuenta que somos conscientes de que lo que pasa en la pantalla no es real. Si nuestra seguridad y salud no se ven amenazadas en el momento de ver la película, entonces el miedo es infundado, aunque las emociones que se experimenten sean muy reales.

En segundo lugar, otra reflexión útil puede ser averiguar si se temen más a los miedos externos (a las arañas, por ejemplo) o a los internos, y empezar por aquí la criba de las películas que nos van a producir menos emociones negativas.

Quizá solamente se trate de que no nos gustan los sustos y los sobresaltos, pero identificar con exactitud qué es lo que nos provoca el miedo nos puede ayudar bastante en las escenas más difíciles.

miedo peliculas terror
’Scream 3’ / Getty Images.

Experimenta con subgéneros de menos a más

Como en todos los géneros del cine, las películas que forman parte del género de terror no tienen todas la misma intensidad. Por tanto, si sabes que este tipo de títulos te hacen pasar un mal rato (de verdad) pero, en realidad, te gustaría ser capaz de superar esas sensaciones, otra de las estrategias para evitar que apagues la película antes de tiempo se centra en investigar qué películas de terror puedes soportar con más facilidad. ¿Cómo se consigue? Asegurándote, en primer lugar, de que la película no vaya a alcanzar ese umbral de terror que sabes que no puedes aguantar. Si no te gusta ver sangre o no soportas las películas de contenido gore, por ejemplo, prueba con un thriller psicológico. Otra buena táctica es empezar por una película de terror que sea divertida, de tal forma que puedas liberar tensiones a través de la risa al tiempo que experimentas algún susto.

 

Busca compañía para ver la película

Disfrutar de la película con amigos o en pareja puede ser una experiencia mucho menos traumatizante que hacerlo en soledad. En primer lugar, porque su presencia es una forma de mantenerte atada a la realidad y no obsesionarte demasiado con lo que ocurre en la pantalla. Segundo, porque se trata de una experiencia compartida, porque después del susto pueden venir las risas en grupo y porque el debate posterior puede servir para quitarle mucho hierro al asunto.

 

Cierra los ojos cuando consideres que es necesario

Pasar de tener ganas de abandonar el cine a soportar de principio a fin una película de terror con los ojos como platos, no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Sin embargo, tienes a tu favor que el género de terror es bastante predecible. Sus guiones y escenas, normalmente, siguen unos patrones establecidos que conocemos y a los que nos podemos anticipar para saber qué es lo próximo que nos espera. La música dramática, puertas a punto de abrirse, protagonista corriendo escaleras arriba en vez de escapar por la salida,… Todas estas son señales de que nos van a sorprender con algún susto o se va a producir una muerte. Aparta la mirada si crees que no te va a sentar bien. No es como si cierras los ojos viendo Matrix. En el caso de las películas de terror, no te perderás mucho en cuanto a la trama principal.

 

Entérate de los spoilers

Solo en caso de emergencia. Esta afirmación puede resultar ofensiva para los amantes del cine y de las series, pero lo cierto es que ser conscientes de cómo termina una película de terror - sobre todo en el caso de que el bien acabe venciendo al mal - puede ser beneficioso si nos encontramos aterrorizados antes, incluso, de verla. Siguiendo con la teoría de la estrategia anterior, dada la previsibilidad del género, en la mayoría de los casos no será necesario recurrir a esta táctica.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo