Lifestyle -- Cultura

13 'girls bands' de leyenda en la historia de la música

“If you wanna be my lover, you gotta get with my friends…”. Apenas unas palabras son necesarias para reconocer esta canción, auténtico himno de la amistad y del ‘girl power’,  de uno de los grupos femeninos más famosos de la historia, las Spice Girls. Las cinco británicas que hicieron bailar todo el planeta en los 90 no son un caso aislado de grupo de chicas triunfadoras. Antes de ellas The Supremes o The Runaways, grupos 100% femeninos, cambiaron la visión de la música. Tan exitosas como los Beatles o los Rolling Stones en algunos países, llegaron pisando fuerte, barriendo todos los prejuicios. La emancipación de la mujer en los años 50 ya estaba en marcha, y nada pudo detener a estas cantantes y músicas. En cada época, supieron aportar nuevas ideas, ritmos y mensajes. Piedra angular de la “new wave” de los 80 o símbolo del R&B en los 2000, cambiaron e influenciaron la música, pero también la moda. Algunas procuraron asimismo lanzar mensajes de paz, con canciones de amor, o dar un golpe en la mesa abordando temas polémicos.

Estos grupos de chicas, formados por una casualidad más o menos evidente, siguen inspirando las nuevas generaciones. Ejemplo de que no se trata de un fenómeno aislado es el triunfo reciente del grupo francés Les Plastiscines y a nivel internacional, del dúo de DJ originarias de Estocolmo, Icona Pop. Bailamos y cantamos sin cesar I Love It en los últimos años gracias a dos mujeres que ya dejaron una huella en el ámbito musical.

Recordemos aún así que la música no debe reducirse a una historia de géneros. Grupos mixtos y exclusivamente masculinos nos llenan tanto o más que los femeninos. Toca mencionar la preponderancia de grupos mixtos como Blondie, liderado por la carismática Deborah Harry, o ABBA, cuyos ‘hits’ siguen siendo memorables.

Te proponemos recordar con cariño algunos grupos míticos (y otros más actuales) de mujeres cuyas canciones nos inspiraron por su belleza, contundencia y poder. Cántalas y báilalas sin cesar, como lo hicieron anteriormente millones de personas a lo largo de los últimos 70 años.