Lifestyle -- Cultura

Los 20 mejores momentos de los Globos de Oro 2018

El maestro de ceremonia Seth Meyers ya lo había advertido, la presentación de la 75 edición de los Globos de Oro iba ser especialmente delicada. La razón parece evidente. El mundo cinematográfico llora. Llora los abusos, el acoso, la libertad dejada desde hace años a figuras que aprovecharon su estatus como Harvey Weinstein para acosar a mujeres. Pero lo que nos demostró esta maravillosa e inolvidable gala vestida de negro, en homenaje a la iniciativa Time’s Up lanzada por grandes figuras del feminismo para denunciar los abusos hechos a mujeres, es que ha llegado el momento. El momento de luchar por nuestros derechos y de no dejar que vuelvan a ocurrir semejantes despropósitos. Tanto el presentador (que criticó astutamente a lo largo de la gala tanto realizadores como el mismo Donald Trump) como los artistas (el pequeño ataque de Natalie Portman sobre la nominación exclusivamente masculina no pasó desapercibido) se esmeraron en convertir esta ceremonia en una auténtica reivindicación.

Con el feminismo como espina dorsal, esta edición de los premios que recompensan a los artistas del cine y de la televisión fue también marcada por la emoción. La emoción de algunos artistas que por fin obtuvieron reconocimiento por su trabajo como Guillermo del Toro quien ha pedido “un minuto más” para poder expresarse, tras “25 años esperando este premio” o de James Franco, quien no pudo ocultar su euforia y se convirtió en el primer galardonado en leer el conjunto de su discurso…desde su móvil. Los homenajes tampoco fallaron este año, Kirk Douglas y Oprah Winfrey fueron dos de los artistas más aplaudidos de la noche por su trabajo y persona. Ambos consiguieron destacar en sus ámbitos respectivos por su longevidad, en un mundo especialmente difícil en el que muchos talentos tienen fecha de caducidad prematura. Una ovación los consagró una vez más. 

Momentos divertidos, llamativos, contundentes, inesperados, chocantes y sencillamente maravillosos marcaron esta ceremonia inolvidable que nunca olvidaremos por su dimensión feminista. Muchas actrices acudieron a la ceremonia con militantes de la causa, en vez de su pareja. Un guiño más. El cine nunca volverá a ser el mismo. Y menos mal.