Lifestyle -- Cultura

20 series de televisión españolas que nos marcaron

"Sámbame con todo tu cuerpo, túmbame de pies y manos…" Ya te habrás levantado para cantar esta canción de UPA Dance que hizo bailar a todo el país en la década de los 2000. Seguro que lo recuerdas. Seguimos las aventuras de Lola, Silvia y Pedro con pasión durante seis temporadas. Sí, Un paso adelante marcó su época y nuestra infancia al igual que otras series que no pudimos olvidar pese a la aparición de nuevas historias. Había vida antes de Juego de Tronos.

Algunas series españolas nos impactaron y enamoraron en su momento por miles de razones como su sentido del humor (¿Quién no se ríe pensando en algunas escenas cultas de La que se avecina?). Pero lo que nos acercaba realmente a estas series era su apego a la realidad. Nos pudimos identificar a algún personaje en algún momento, especialmente en las historias familiares. Cada miembro de nuestra familia tenía una referencia televisiva al pasar por las mismas etapas que los personajes de su edad.

En los últimos años, las series ambientadas en épocas pasadas tuvieron un éxito rotundo. Isabel, Velvet o Amar en tiempos revueltos conquistaron a los telespectadores por su trama, pero también por su aspecto histórico y una estética impecable. Trajes, ambientes, decorado, nada era dejado al azar. Pero la serie histórica que tuvo, y sigue teniendo, la mayor repercusión es sin duda alguna Cuéntame cómo pasó. Emitida por primera vez en 2001, empezó narrando las aventuras de una familia en los últimos años del franquismo. Llevamos 16 años siguiendo su evolución, al ritmo de los acontecimientos políticos que marcaron la historia de España. La razón de su éxito parece evidente: evoca una realidad que afecta de una manera u otra a cada uno de nosotros, desde los más pequeños a los mayores.

¿Se apodera de ti la nostalgia? Te proponemos recordar con cariño 20 series de nuestra infancia que nos marcaron por su autenticidad, belleza y realismo entre otras muchas cosas. Todas, de algún modo, nos ayudaron a evolucionar y madurar. Lejos de ser recuerdos lejanos, son parte de nuestra vida, y se merecen que las recordemos de vez en cuando.