Una inteligencia artificial completa la Sinfonía nº 8 ‘Inacabada’ de Schubert

197 años después de ser compuesta, la inteligencia artificial de Huawei presenta los dos últimos movimientos de esta obra musical: una proeza tecnológica.

La inteligencia artificial está más presente en nuestras vidas de lo que imaginamos: cada vez que sigues una ruta en tu GPS, cada vez que recibes en tu smartphone las noticias que más te interesan… Pero las proezas de las máquinas inteligentes van mucho más allá.

 Huawei ha logrado acabar la conocida como sinfonía inacabada del compositor Franz Schubert, escrita hace casi 200 años, gracias a la IA implementada en sus Mate 20 Pro.

 

Huawei

Marie Claire asistió a un evento exclusivo el pasado lunes 4 de febrero en el Cadogan Hall de Londres para presenciar la puesta en escena de la obra, al fin, terminada: los dos movimientos originales del compositor junto a los que serían los dos últimos movimientos, en un concierto llevado a cabo magistralmente por The English Session Orchestra y dirigido por Julian Gallant. Estamos ante una proeza tecnológica sin precedentes, puesto que es la primera vez en la historia en que la inteligencia artificial de un Smartphone completa una pieza musical, siguiendo las pautas de su compositor original. El algoritmo de Huawei usó una serie de variables (métrica, tonalidad…) obtenida de la obra original de Schubert, para elaborar las melodías que completarían la sinfonía, que dejó inacabada hace 197 años. Después, el compositor Lucas Cantor (con dos premios Emmy a sus espaldas y conocido por co-producir la BSO de la película 'Los Juegos del Hambre: En Llamas'), escogió de entre esas melodías y preparó los arreglos orquestales para dar lugar a la pieza musical, que Marie Claire tuvo el privilegio de escuchar en exclusiva.

Huawei

Franz Schubert murió años antes de que su Sinfonía No. 8 en Si menor o sinfonía inacabada fuera descubierta. Por tanto, es un misterio para los académicos por qué no terminó su obra, si fracasó en el intento o acaso si jamás tuvo intención de terminarla. El atractivo de esta obra tan misteriosa fue lo que impulsó a los técnicos de Huawei y al compositor a osar terminarla; eso sí, confiando en que la tecnología de las Unidades de Procesamiento Neuronal sabrían, con unos cuantos datos a analizar, captar la esencia del autor original. Personalmente, a nosotras nos ha emocionado; aunque debemos confesar que los últimos 18 minutos de esta obra, elaborada gracias a una máquina, nos recuerdan a la majestuosidad de las grandes superproducciones del cine. No obstante, los expertos reconocen que el propio Schubert fue uno de los precursores de la música moderna, y que, él mismo, estaba explorando nuevos estilos musicales con su octava sinfonía.

¿Qué te parece la creación musical de este ingenio tecnológico? Sin duda, la interpretación de esta propuesta, elaborada en conjunto máquina-humano, tuvo la capacidad de estremecer al público presente. Una muestra de que incluso las piezas artísticas elaboradas por una IA también son capaces de emocionar. No obstante, cabe plantearse algunos dilemas éticos. ¿Es esto lo que hubiera hecho Schubert? ¿Puede compararse la creación fría de una máquina con la elaboración artística procedente de la emoción humana? ¿Nos superarán las máquinas, no solo en inteligencia, sino también en creatividad?

También te puede interesar:

Continúa leyendo