¿Cuál es el villancico preferido de los famosos?

Pero mira cómo beben. Los peces... Este y otros cánticos conforman la Navidad de los celebrities. Averigua a qué suena sus festivos.

Partitura
Unsplash

La Navidad tiene algo particular. Un matiz. Es diferente a las otras festividades. Suena. A ritmo de panderetas y voces infantiles. A golpe desafinado. El canto une y el silencio distancia. Quién no recuerda esas funciones escolares. Las de verdad. No las de  Hollywood. Nervios a flor de piel, ensayos rápidos y cuchicheos con frases sueltas. Los focos se encienden, el telón se abre. Comienzan los primeros acordes, las primeras entonaciones. La melodía prosigue y los recuerdos se van almacenando.

La Navidad invita a recordar. La nostalgia y la melancolía se apoderan de estas fechas. Las anécdotas regresan. De manera inconsciente, rememoramos. En estas fechas, las tiendas y las calles tienen música. Villancicos y melodías ponen banda sonora a estas semanas. A veces, de manera un tanto prematura al llegar el otoño. Pero no es igual para todos. La banda sonora que suena en la cabeza, cuando decoramos la casa o rememoramos esos nervios sobre el escenario, es única. Las vivencias la personalizan. De manera peculiar, conocemos a la otra persona con una simple elección. 

La Navidad suena, gracias a la banda sonorizada personalizada. Sabemos a qué resuenan nuestras navidades. Pero, ¿y las vuestras? Se dice que la curiosidad mató al gato, pero qué sería de nosotros sin ella. En un sitio donde la voz es el instrumento principal como en Ópera Garage. Nos atrevemos a preguntar y estas han sido sus respuestas.

Alegría, fiestas, familia... son las respuestas más repetidas entre nuestros invitados. Los valores que, por regla general, se defienden en estas fechas. Relucen como respuesta. Melodías que conoce todo el mundo o canciones propias atiborran estos días. Marcan la propia esencia de estas fiestas y lo consolidan como el perfecto acompañante.

Tal vez, por este motivo, no es de extrañar que 'Los peces en el río' junto al '¡Ay, chiquirritín!' sean dos de los cánticos más recordados. Sus melodías son de las más tatareadas a lo largo del año. Su repetición, su ritmo las catapultan a lo más alto. Grandes artistas han reinventado la armonía de estas canciones. Sin embargo, lo clásico permanece inquebrantable. De generación en generación. Los villancicos se confabulan contra la historia. No se olvidan, perduran. Parte de su éxito es su melódica repetición, que graba en nosotros una rápida respuesta, un "tatareo" rápido

Ahora, tan sólo queda una pregunta. Una cuestión que admite una respuesta personalizada y única. ¿A qué suena tu Navidad? 

Continúa leyendo