Cenas de Navidad, ¿cuánto puedo beber sin superar el límite para conducir?

Con la máxima de que beber y conducir son dos acciones que no se llevan bien, estas son las cantidades orientativas que podrías llegar a tomar.

Llega la Navidad y, si el Covid-19 lo permite, que no está claro, las cenas de empresa y las comidas familiares. Los más previsores puede que incluso hayan hecho ya las fiestas con los compañeros de trabajo. Como siempre, las recomendaciones son sencillas. Lo mejor, a ser posible, es ir en transporte público, porque estas celebraciones se suelen alargar acompañadas de bebidas aclohólicas de todo tipo, desde cervezas, hasta los combinados, pasando por el vino y varios licores. Por nuestra cultura, las festividades se suelen acompañar de alcohol.

Pero la conducción no entiende de fiestas ni celebraciones. Si elegimos volver a casa en coche lo mejor es no beber absolutamente nada. Solo así conseguiremos que nuestras facultades sigan en perfectas condiciones y que la conducción sea segura para nosotros mismos o para los acompañantes que tengamos al volante. Aun así, muchas fiestas de este tipo son largas y quizá podemos pensar que una cerveza al empezar no afectará a nuestra maña al volante cuando toque volver a casa. Aunque esta afirmación podría ser cierta, tenemos que tener en cuenta varios aspectos antes de prever cuántas copas podemos beber sin rebasar el límite de velocidad de 0,25 mg/l en aire espirado.

Cosas a considerar

alcohol
Agencias

Antes de pensar que quizás con dos cervezas no marcaremos, debemos tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, la absorción de alcohol varía según nuestro peso y características físicas, así como nuestra costumbre a tomar bebidas alcohólicas. Un bebedor ocasional absorberá alcohol mucho más rápido que uno habitual. Asimismo, las bebidas fermentadas tienen una absorción mucho más lenta que las destiladas, por el vino y la cerveza tienen un menor impacto. Por último, el ritmo. Cuánto más rápido bebamos más rápida será la absorción por lo que lo mejor es espaciar las tomas e incluso intercalarlas con agua o refrescos.

Con todo esto en mente, si has decidido que quieres beber en el aperitivo o tomarte una copa de vino o hasta un licor después del banquete y conducir, estas son medidas orientativas, tomando como referencia un hombre de entre 70 y 90 kilos y una mujer de entre 50 y 70 kilos, que puedes beber sin marcar y poner en excesivo riesgo tu conducción, aunque dentro del límite legal ya se pierden facultades como la velocidad de reacción o la toma de decisiones ideal.

Empezando por la cerveza, un hombre puede tomar hasta dos latas de 330 ml antes de marcar, mientras que una mujer marcaría con la segunda. Con el vino y el cava, tomando como referencia una copa de 100 ml, ocurriría exactamente lo mismo. Si preferimos bebidas más contundentes, con más graduación pero menos cantidad por vaso esto es lo que ocurre. Con el vermú, en vaso de 70 ml, un hombre podrá tomarse hasta tres, acercándose al límite en la última, y una mujer hasta dos. Con copas de 45 ml con licores de hasta 23 grados pasará lo mismo. Ascendiendo en graduación a bebidas como el brandy o el whiski, tomados en vasos de también 45 ml, un hombre podrá llegar a tomar dos, acercándose al límite en la segunda, por una de la mujer. En el caso del combinado, con 50 ml de alcohol, el hombre podría llegar a tomar dos, con peligro de marcar tras la segunda ingesta, y una mujer podría llegar a marcar solo con la primera.

Continúa leyendo