Motor

El Cupra Born, a punto de tomar las calles

El deportivo, y eléctrico, Cupra Born ya se produce en Alemania y está punto de llegar a las manos de sus primeros compradores, en noviembre.

A todos los que nos cuesta volver de vacaciones deberíamos fijarnos en Seat y Cupra, que en septiembre han realizado una serie de presentaciones y anuncios que no solo han servido para ponerse en marcha tras el verano, sino que además han abierto la nueva era de ambas marcas, que se transformarán abrazando la electrificación. El IAA de Múnich, el primer salón con público tras la pandemia, fue el escenario en el que ambas compañías decidieron empezar esta lista de novedades. Allí se presentó el UrbanRebel Concept, un radical y atractivo prototipo de Cupra que adelanta cómo será su futuro coche urbano, que llegará en 2025 y que, además, se producirá en Martorell.

Después fue el Tavascan Extreme-E Concept, un prototipo de competición que ha pasado más desapercibido por su naturaleza competitiva centrada en el campeonato Extreme-E, pero que también adelanta ciertas formas que conformarán el SUV grande que Cupra lanzará en 2024 bajo el nombre Tavascan. Ambos prototipos eran eléctricos, por lo que no sorprendió el anuncio de la firma de altas prestaciones de que, para 2030, solo venderán coches eléctricos, una propuesta ambiciosa, que dejará Seat como una marca que explotará la hibridación y los motores de combustión más eficientes. Pero faltaba algo de presente entre tanto futuro y eso llegó en la víspera del Automobile Barcelona. Cupra ya produce el Born, su primer eléctrico.

Ofensiva eléctrica

Cupra
Cupra

Van pasando los años y Cupra va quemando objetivos. Primero llegó con el Ateca y se estableció en el mercado gracias a su propuesta gamberra pero elegante y emocionante. Después fue el Formentor, que ha consolidado su gama con opciones de todo tipo y ha disparado sus ventas, acompañado ahora además por el León. Pero faltaba un eléctrico en una marca que siempre ha dicho que encuentra en la electrificación un pilar importante y que, hasta ahora, solo la había tocado, con éxito todo sea dicho, en competición.

Cupra ya produce el Born en la factoría de Volkswagen en Zwickau, localización en la que también se ensamblan otros vehículos del grupo alemán basados en su misma plataforma, como el ID. 3 e ID. 4 de Volkswagen o los Q4 e-tron y Q4 e-tron Sportback. Ya anunció Volkswagen que Martorell no produciría ningún coche de la primera generación de eléctricos basados en la plataforma MEB. No obstante, como adelantó Wayne Griffiths en la factoría alemana, “Seat y Cupra aspiran a producir medio millón de eléctricos en su planta catalana para 2025”. En ese sentido, será la familia de coches urbanos que varias marcas del grupo lanzarán para entonces, entre ellos el derivado del UrbanRebel Concept.

Con el Cupra Born, que llega desde 37.400 euros, la marca española entra de lleno en la era de la electrificación. Este compacto de 4,32 metros sorprende por su amplio interior, 2,76 metros de batalla, y por un diseño más agresivo, elegante y afilado que el de su primo alemán, el ID. 3. Además, llega con ajustes en el chasis y en sus sistemas eléctricos para ofrecer un dinamismo más deportivo y directo. Con 150 o 204 CV puede montar una batería de hasta 77 kWh, con la que, en uso urbano, puede recorrer hasta 780 kilómetros entre cargas.

Continúa leyendo