El Kia Niro se renueva y llega mucho más avanzado

El Kia Niro llegó en 2016 y con el paso de los años su diseño había envejecido. La marca lo actualiza con una nueva generación mucho más tecnológica y avanzada.

Es curioso como las diferencias culturales y empresariales afectan a las compañías. Está claro que no hay un modelo productivo mejor que otro, pero a veces hay que ser previsor. La mayoría de firmas automovilísticas trabajan con un modelo llamado ‘just in time’, que consiste en tener en stock únicamente las piezas y componentes que se van a usar. Con este modelo consiguen un menor gasto fijo y una reducción del stock sobrante de vehículos. Es efectivo habitualmente. Otras, sin embargo, prefieren contar con reservas de componentes, tardando más en recuperar la inversión en compras. Cuando llegó el Covid y trastocó las cadenas de suministro, las compañías just in time, casi todas, dejaron de comprar chips. Hyundai-Kia, no obstante, siguió comprándolos y, previendo posibles problemas de suministros, acumularon todavía más. Resultado, solo este grupo tiene coches en stock actualmente.

Eso está provocando que crezcan en el mercado y, si a eso se le suma el salto adelante que están dando en términos de calidad y tecnología y que se están posicionando como referentes de electrificación, el grupo surcoreano está de dulce. El último producto presentado es el nuevo Niro, la segunda generación de un SUV que llegó en 2016 con la bandera de ofrecer las tres opciones de electrificación posibles, si obviamos la trampa de la microhibridación, es decir, la hibridación convencional, la hibridación enchufable y la electrificación pura. Ya iba tocando, sin embargo, una actualización, pues su primer diseño estaba pasando de moda.

Opuestos unidos

Kia
Kia

Y es que, precisamente, la actualización del Niro ataja precisamente eso, el diseño, al tiempo que es ahora más avanzado tecnológicamente en cuanto a seguridad y eficiencia. Se desconocen detalles sobre sus motores, aunque la marca asegura que mantendrá su propuesta totalmente electrificada con opciones para todos los gustos.

En ese sentido, estéticamente se basa en el concepto de diseño estrenado por Kia con el EV6, llamado ‘Opuestos Unidos’, que propone formas marcas y fluidas para conformar coches extrañamente atractivos y efectivos. El eléctrico es el ejemplo y el nuevo Sportage la continuación. Sin embargo, no tiene el Niro en el exterior elementos de los dos anteriores. Le encontramos algún parecido al Hyundai Bayon, en elementos como los grupos ópticos delanteros, los traseros o la forma de su zaga, pero mucho más acertado y moderno. Es un vehículo atractivo y mucho más moderno que su predecesor.

En el interior, por contra, sí tiene parecidos con el EV6. De su hermano eléctrico hereda el volante y el concepto de salpicadero curvado para crear “una estética relajante pero irregular”, según la marca. Dispone de dos pantallas para el cuadro de instrumentos y el sistema de infoentretenimiento. La disposición de los controles es inteligente y mantiene botones físicos para la climatización. Además, en este viraje hacia la conciencia ecológica, el nuevo Niro ofrece materiales en el interior que dan una vuelta más a la sostenibilidad con papel pintado, el Bio PU o las fibras Tencel de hojas de eucalipto. Todo, buscando un tacto blando y agradable cercano a la concepción premium. El nuevo Niro llegará el año que viene.

Continúa leyendo